Una nueva edición del Longines World’s Best Racehorse Rankings muestra a Nature Strip por encima de Mishriff, Mystic Guide, Persian King, Addeybb…

Por Diego H. Mitagstein

El Longines World’s Best Racehorse Rankings (LWBRR) siempre llega con sorpresa, algunas quizás “comprensibles”, pero otras en las que cuesta establecer los parámetros en que los handicappers se apoyaron para llegar a la conclusión. Es el caso del ordenamiento que la Federación Internacional de Autoridades Hípicas, donde el sprinter australiano Nature Strip apareció al tope del ordenamiento, despachando a Mishriff (Make Believe) y Mystic Guide (Ghostzapper)… El hijo de Nicconi saltó desde las 121 libras hasta las 123 tras vencer en el Heineken TJ Smith Stakes (G1) por 2 cuerpos, dentro de un lote donde los 5 primeros clasificados eran titulares de máxima escala, lo que suena a una especie de justificación por parte de los especialistas para llegar al puntaje final.

Desde siempre Asia y Oceanía siempre son mirados con ojos generosos por los especialistas, que le adjudican a muchas de sus carreras números que ni las más duras del mundo merecen. Si bien el LWBRR es simplemente una referencia, también es una arma precisa de comercialización, y es un detalle que no suele tenerse demasiado en cuenta. Así como las carreras sudamericanas son castigadas al máximo, corra quien corra, argumentando que niveles de “competencia”, eso no corre para potencias económicas como Australia o Hong Kong. No es justo, pero es así.

Mishriff ganó la Saudi Cup y el Dubai Sheema Classic y así y todo perdió el liderezgo a manos de un sprinter. Mystic Guide se llevó la Dubai World Cup, y ambos llegan hasta ahora a los 122 puntos. Una libra por detrás aparecen ahora Addeybb (Pivotal), Eduardo (Host) y Palace Pier (Kingman), el primero alcanzando esa línea después de quedarse con el Longines Queen Elizabeth Stakes (G1), también en Australia; el segundo escoltando a Nature Strip; y el restante después de ganar reprisando y por escándalo en el bet365 Mile Stakes (G2)… Eduardo parece no tener nada que hacer en esa “trifecta”, pero su ayuda también a justificar a Nature Strip…

El ranking mundial compara peras con manzanas, desde su creación. Es imposible medir con la misma vara un sprinter australiano con un ganador de la Breeders’ Cup; lo mismo que al héroe del Gran Premio Nacional de Palermo como en el que gana el Singapore Derby. Pero así es la historia, un ranking se apoya mucho en las matemáticas, pero necesita sentido común…