El tradicional certámen llega a su fin con Aldea Bomb y Coffee Top (foto) como candidatos a quedarse con la victoria

LA PLATA.- Los clásicos para precoces, tanto para potrancas como para potrillos, encontrarán en el atípico viernes del Bosque a sus ganadores. Llegan las finales del certámen que ya es una tradición por aquí, el primer gran objetivo para los 2 años.

El hielo lo romperán las chicas cuando alrededor de las 14,30 se ubiquen en los partidores con la ilusión de acceder a los 500.000 pesos de premio que se llevará aquél que cruce adelante el disco. Serán sólo 7 las participantes y todo parece estar entre Aldea Bomb (Hit It a Bomb) y Playing Fair (Hurricane Cat), vencedoras en las clasificatorias.

La primera, reservada del Haras Firmamento y afilada por Adrián Reisenauer, superó por cómodos 2 cuerpos a Letra de Tango (Le Blues) haciéndose fuerte en el derecho; su rival, en tanto, fue medio cuerpo más que Grand Bomb (Hit It a Bomb), favorita aquella tarde y que ahora también será de la partida, buscando revancha.

Capadocia Rim (Remote) llegó tercera de las anteriores y puede soñar con reducir las diferencias y hasta sorprender, mientras que Letra Chica (Le Blues) completó el podio en la cola de Aldea Bomb y es otro nombre que puede terciar si adelanta.

Más tarde, y ya después de que también se haya corrido el Especial Hipódromo de San Isidro -que se comenta por separado- llegará el momento de los potrillos, donde el lote será más numeroso. Referencia principal resulta Coffee Top (Julius Top), que la tarde de las clasificatorias se deshizo por 3 cuerpos de Le Cornette (Emmanuel).

Este último actuará en equipo con Emmbrujo (Emmanuel), el vencedor del otro turno previo, ocasión en la que se impuso por 1 largo sobre Al Altísimo (Angiolo), que sin dudas debió haber ganado si no hacía “macanas” al por mayor, apareciendo ahora como el gran cuco.

Vacacionado Chuck (Chuck Berry) llegaba a su debut con un dichos importantes y fue tercero, por lo que ahora capaz da todo lo que puede y se transforma en la revelación, mientras que American Indian (Angiolo) y Roman Runner (Star Runner) se esperanzan en una debacle general como para dar que hablar.