Comandados por el Commonwealth Cup Stakes (G1), el mitin real ofrecerá un menú con cinco competencias de máxima escala en su anteúltima jornada

No habrá más que expectativas gigantes de cara a lo que será este viernes la cuarta y anteúltima jornada de Royal Ascot 2020. Fecha fuerte en materia gradual y que tendrá su pico de interés con una nueva versión del Commonwealth Cup Stakes (G1), parte del British Champion Series y que sobre 1200 metros de grama (probablemente blanda) medirá productos de 3 años.

Nada menos que 17 son los confirmados, en un lote parejo y duro donde Pierre Lapin (foto) aparece un escaloncito por arriba del resto. Al cuidado de Roger Varian y con Andrea Atzeni en sus riendas, el hijo de Cappella Sansevero tratará de estirar su condición de invicto , después de un debut ideal y de sumar en Newbury el Dubai Duty Free Mill Reef Stakes (G2), con notable solidez.

En su camino se cruza con Wooded (Wootton Bassett), enviado especial francés y que le lleva la ventaja de haber pagado la reprise. Fue hace poco más de un mes en Chantilly, donde se alzó con el Prix Texanita (G3) con mucha comodidad.

Golden Horde (Lethal Force) ostenta un brillante segundo puesto en pos de Earthlight (Shamardal) en el Juddmonte Middle Park Stakes (G1) y es una muy válida tercera opción, en un nivel similar al de Kimari (Munnings), con experiencia grande y de promisorio regreso en Newmarket, cuando en abril conquistó el Purple Martin Stakes (L). Lope y Fernández (Lope de Vega) fue tercero de Siskin (First Defense) en las Tattersalls Irish 2000 Guineas (G1) hace una semana y baja en la distancia rápido, pero con expectativas.

Carrerón resulta en la previa el Hardwicke Stakes (G2-2400 m), para caballos de 4 años y más edad. Nada menos que ganador del último Epsom Derby (G1), Anthony Van Dyck (Galileo) es una muy firme carta para el Team Coolmore, mucho más después de verlo reprisar escoltando a la máquina Ghaiyyath (Dubawi) en el Coronatio Cup Stakes (G1), llegando delante del campeón Stradivarius (Sea the Stars).

Shadwell Stable y Jim Crowley están encendidos, y de allí que no cuesta nada soñar con que Elarqam (Frankel) pueda con el seguro favorito. Un dato grande es que en su salida más cercana cayó por apenas media cabeza ante Lord North (Dubawi), héroe el miércoles en el Prince of Wales’s Stakes (G1).

Otro pase fuerte será el Queen’s Vase Stakes (G2-2800 m), para productos de 3 años y con 9 ejemplares confirmados. Vencedora de la ahora G1 Peaceful (Galileo) en su debut, Born With Pride (Born to Sea) no respondió en su vuelta ante los machos en el Unibet Classic Trial Stakes (G3) de Kempton, sobre pista sintética. 

Se topa ahora con otro integrante del Team Coolmore, Santiago (Authorized), que se despidió en septiembre con una victoria que gustó en Listowel, Irlanda. Y también estará en los partidores Berkshire Rocco (Sir Percy), cuya mayor experiencia puede jugar un rol fundamental. La temporada anterior fue tercero de Max Vega (Lope de Vega) en el Zetland Stakes (G3) de Newmarket, y acaba de pegar la vuelta escoltando a English King (Camelot) en el Derby Trial Stakes (L) de Lingfield.

El turno de los 2 años llegará con el tradicional Norfolk Stakes (G2-1000 m). La ilusión es grande para Mark Johnston, Frankie Dettori y el Sheikh Hamdan bin Mohammed Al Maktoum en Eye of Heaven (Exceed and Excel), intratable en su debut hace dos semanas en Newmarket y listo para refrendar los comentarios positivos que generó.

Claro que Royal Ascot nunca es fácil, por lo que inquieta la presencia de Lipizzaner (Uncle Mo), perdedor de lujo del Team Coolmore, al igual que la del estadounidense Golden Pal (Uncle Mo), atendido por Wesley Ward y que también terminó como escolta en su única salida.

Queda por contar la previa del Albany Stakes (G3-1200 m), para potrancas de 2 años y en el que Ballydoyle, Ryan Moore y Aidan O’Brien tienen otro bastión como Mother Earth (Zoffany), que llega como perdedora pero ya mucho más a tono en una época de debuts sin compromisos.

Flying Aletha (Tiznow) destruyó a sus rivales por 5 1/2 cuerpos cuando se presentó en sociedad en Gulfstream Park y es una esperanza grande para Wesley Word de sumar otro éxito en Royal Ascot, algo ya, afortunadamente para él, repetido.