Como Chapineta en 1955, la hija de Cima de Trimphe se quedó con la tradicional carrera de Palermo después de haber vencido en su similar platense; Doña Yerba, notable segunda

Una Arrabalera hizo historia este sábado en el Hipódromo Argentino de Palermo, convirtiéndose en la primera 3 años que consigue ganar «las dos Pollas» desde que en 1955 lo consiguiera Chapineta (Black Out). Un canto al corazón, a la salud y a la consistencia, la hija del generosísimo Cima de Triomphe superó todos los obstáculos para ubicarse al tope de la generación dentro de una carrera llena de paridad y en la que las siete primeras llegaron separadas por un margen inferior a los 2 cuerpos.

Lo de Una Arrabalera -originalmente llamada Pregabalina- merece aplausos. Debutó sobre 900 metros aquí allá por mediados de diciembre, no se perdió uno de los clásicos selectivos del Bosque, ganó la mayoría de ellos y ahora extendió su liderazgo, estableciéndose como la mejor, el nombre a vencer de aquí en más; ganando en el concepto con esta victoria mucho más de lo que le habían dado sus 5 conquistas anteriores, 4 de ellas graduales.

El muchas veces denostado proceso selectivo del Bosque ahora fue tierra fértil para proyectar la consagración de la alazana del Stud Tinta Roja, que tuvo en Francisco Leandro un socio ideal. Tenía la largada más externa la potranca, siempre una contra, pero el jockey brasileño aprovechó cada centímetro para ubicarla a las patas de la puntera Bamba Seiver (Super Saver) y desde allí manejar los tiempos. Temprano en la recta final pasó al frente y de allí al disco tuvo el rigor necesario para encontrar el mejor rendimiento de la pupila de Angel Piana a la que presentó Claudia Bellier y controlar todas las atropelladas.

Primero apareció Swiss Candy (Señor Candy) por el centro, pero se cansó y cedió. Y luego fue el turno de Doña Yerba (Il Campione), que bien abierta amagó con pasar de largo pero chocó contra una muralla, debiendo conformarse con un estupendo segundo lugar a medio cuerpo, con idéntico margen sobre Obia Star (Star Runner), que también descontó muchísimo en el cierre. Al pescuezo llegó Super Shine (Super Saver) en cuarto y a la cabeza Nos Dijimos Todo (Cosmic Trigger) completó el marcador rentado. Swiss Candy terminó sexta a medio largo y a la cabeza Tan Gritona (Full Mast) reprisó con un séptimo lugar.

Criada por el Haras Renacer, y en una madre Southern Halo, lo de Una Arrabalera es realmente destacable, pues no se recuerda en todos estos años una campaña tan exigente y productiva a la vez para una potranca, llegando desde los 900 metros de aquél debut perfecto en la recta porteña y atravesando todos los cambios de distancia mejorando en cada uno de ellos, haciendo caso, hay que decirlo, a su genética, que advertía que en la milla y alrededores debería estar su mejor forma.

Hizo historia Una Arrabalera en el Gran Premio Polla de Potrancas, logrando el doblete después de 77 años. Fue el mejor premio para su garra y su clase; para su corazón.