La hija de Cima de Triomphe luchó desde la partida con Milagrosa Sureña y se desprendió fácilmente al pisar la recta para vencerla por 6 cuerpos; la favorita Lovely Face terminó solo cuarta

LA PLATA.- Vaya forma de volver al tope de la generación la de Una Arrabalera, que este jueves alcanzó una excelente victoria en el Clásico Polla de Potrancaas (G2-1600 m, arena normal), la carrera que marcó el inicio de la Triple Corona en el Bosque.

La alazana que había dominado durante la mayor parte del primer trimestre, y que venía de sufrir un par de derrotas, regresó por sus fueros y, jugándose en todo momento, apabulló a las 6 rivales que le salieron al cruce.

Parecía que la milla y sus alrededores no estaban ayudando a la hija de Cima de Triomphe, que después de llevarse en fila los clásicos Derli A. Gómez (G3), Fortunato Damiani (G3) y Andrés S. Torres (G3), había sido tercera de Lovely Face (In the Dark) en el Miguel Luis Morales (G2) y escolta de Milagrosa Sureña (Try Twice) en el Miguel Luis Morales (G2).

Pues bien, ahora se tomó revancha de ambas, con una mezcla precisa de velocidad y resistencia, en un desarrollo que la tuvo como protagonista desde el salto en una lucha mano a mano con Milagrosa Sureña. Por fuera ib a la ganadora y por dentro su rival, marcando parciales poco conservadores de de 23s93/100, 46s98/100 y 1m11s15/100.

Así, cabeza a cabeza, llegaron a la recta final, donde Una Arrabalera empezó a sacar ventajas que ampliaría hasta el disco para totalizar 6 en el disco sobre Milagrosa Sureña, que por apenas la cabeza logró conservar la colocación de escolta ante el avance de Kalath Hit (Hit It a Bomb), que fue tercera. A otros 2 largos, desconocida, fue cuarta la favorita Lovely Face (In the Dark), rindiendo muy por debajo de lo que se le había visto en el Aristegui o cuando en la arena de Palermo escoltó a Nueva Fragancia (Hurricane Cat) en el Gran Premio Estrellas Juvenile Fillies (G1).

Sirani fue quinta a “una cuadra”, con Qué Cosa Seria (True Cause) y Duda Bye (Amero) cerrando la marcha muy alejadas, en una Polla de la que no fueron de la partida ni Cada Día (Manipulator) ni Priscila Rye (Catcher In the Rye). El tiempo de 1m36s83/100 fue tan bueno como podía esperarse en una carrera de este tipo.

Al cuidado de Angel Piana y presentada por Claudia Bellier para el Stud Tinta Roja, Una Arrabalera fue criada por el ya desactivado Haras Renacer. Su madre es Lucinda Halo, que con anterioridad había producido a Lucy May, también con Cima de Triomphe y ganadora de 3 carreras a los 2 y 3 años en San Isidro y Palermo, incluso el Clásico Bayakoa (L), y siendo luego segunda en el Clásico Miguel Angel y Tomás Juárez Celman (G2).

El pedigree de Una Arrabalera tiene base en una extraordinaria familia del Haras Ojo de Agua, en una rama diferente a la de la fenomenal Chaldee (Banner Sport). La cuarta madre de la alazana es Tirsa (Banner Sport), que produjo a un sprinter de nota como The Champion (Ahmad) y a una yegua de enorme calidad como Luna Tiniebla (Ahmad), que se impuso en el Clásico Abril (G2) aquí y fue placé clásica en USA para, una vez repatriada, producir en el país a la G2 La Bruyere (Geri). Ambos son hermanos de Luna Tierna, tercera madre de Una Arrabalera y que además de dar a Rincón Creciente (Egg Toss), es abuela del notable Montelú (Silver Planet).

Una Arrabalera recuperó el liderazgo dentro del proceso selectivo para las potrancas en el Bosque, y ahora parece tener una cita imposible de pasar por alto en el Gran Premio Selección (G1), para consagrarse definitivamente como la mejor. De la forma en que ganó la Polla…