La potranca de Tinta Roja fue doble coronada y sobresalió junto con el crack Malibú Spring; Durazzo, no merecía irse con las manos vacías después de ganar el 25 de Mayo, las Estrellas y la Copa de Oro

Con Malibú Spring (Greenspring) como máxima figura, la 44ta. entrega de las Distinciones Carlos Pellegrini repartieron premios para casi todos los mejores caballos de la última temporada, con excepción de Durazzo (Fortify), que, injustamente, se quedó con las manos vacías después de ganar los grandes premios 25 de Mayo (G1), Estrellas Classic (G1) y Copa de Oro (G1), antes de lesionarse en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) y no poder dar la batalla esperada.

Al menos, el reservado del Haras Marías del Sur debió haber compartido el título como Campeón Fondista con el potrillo The Punisher (Cityscape), héroe en la justa máxima nacional. Pero no fue así, ya que en la votación cayó por 12,3 contra 10,3 puntos ante el ya exportado potrillo.

La noche tuvo otra gran protagonista como la estupenda potranca Una Arrabalera (Cima de Triomphe) (foto), de la caballeriza Tinta Roja y al cuidado de Angel Piana, que se llevó los galardones como Campeón 3 Años Hembra y Yegua del Año, después de una temporada en la que arrancó corriendo las pruebas para precoces y terminó con victorias en los grandes premios Polla de Potrancas (G1) y Selección de Potrancas (G1), antes de viajar para ser madre en Japón.

Como se esperaba, Tan Gritona (Full Mast) fue Campeón 2 Años Hembra y Subsanador (Fortify) Campeón 2 Años Macho, mientras que el título como Campeón 3 Años Macho fue para El Musical (Il Campione), en los dos primeros casos por unanimidad.

Joy Neverland (Fortify) se llevó la estatuilla como Campeón Yegua Adulta, con Labrado (Le Blues) superando a Luthier Blues (Le Blues) para relevarlo como Campeón Sprinter.

Entre los profesionales, también todo transcurrió por los carriles de la lógica. Gonzalo Damián Borda fue elegido por todos como Jockey Aprendiz del Año; Carlos E. Etchechoury se llevó el reconocimiento como Entrenador del Año; y Francisco Leandro fue el receptor del Pellegrini como Jockey del Año.

Después de producir durante 2023 a los ganadores de G1 Nievre (Catcher In the Rye) y Natan (Señor Candy), Nuit (Orpen) fue escogida como Madre del Año, mientras que el chileno Il Campione (Scat Daddy) se consagró como Padrillo del Año. Asimismo, Orpen (Lure) repitió como Abuelo Materno del Año.

Firmamento se quedó con la terna como Caballeriza del Año y el Haras El Paraíso no sólo se llevó el reconocimiento como Criador del Año, sino también cerró la fiesta con el Pellegrini del Año, elegido con exclusividad por Juan Villar Urquiza, el Presidente del Jockey Club Argentino.

Fue un justo reconocimiento para la cabaña de Victoria Pueyrredón y Pablo Duggan, grandes protagonistas al cabo de la noche disfrutando los trofeos entregados a Labrado, que se crió allí, y a Il Campione, pues es su padrillo líder de la actualidad.