Como en 2023 con Celestial Filly, la divisa de Jorge Brunasco se quedó con el clásico que abre el proceso selectivo para las potrancas en el Bosque

LA PLATA.- Por segunda temporada consecutiva el Clásico Amilcar A. Mercader (L-1000 m, arena), la carrera que abre el proceso selectivo para las potrancas en el Bosque, quedó para el equipo del Stud Tinta Roja. Hace 12 meses, Celestial Filly (Lizars Island) alzaba el trofeo manteniendo su invicto, y ahora fue Una Bataclana la que repitió la historia para la divisa de Jorge Brunasco.

Heroína en la final del Clásico Precoces aquí, y luego lejana tercera de Papusa Pass (Distinctiv Passion) en el Clásico Carlos Casares (G3) de Palermo, la colorada presentada Claudia Bellier -pero que prepara Angel Piana- hizo el trámite de punta a punta, algo obligada en el inicio, sacando ventajas en los tramos finales de la curva y afirmándose en el derecho, más allá de parecer cansarse un tanto en las 2 cuadras finales, sobre pista húmeda.

El disco marcó 5 cuerpos de ventaja sobre Soy La Líder (Manipulator), con Ahora y Siempre (Angiolo) cruzando en tercera posición a otros 2 largos, en una prueba que no tuvo paridad y que se resolvió en una marca de 1m55/100.

Criada por Wilgerbosdrift Argentina, Una Bataclana fue conducida por Daniel E. Arias y pertenece a la primera generación de Dabster, el Curlin que presta servicio en el Haras La Mission Robles y que importó al país el Sheikh Mohammed Bin Khalifa Al Maktoum, dueño entre otros de Asiatic Boy (Not for Sale), Honour Devil (Honour and Glory), Vale Dori (Asiatic Boy), Oasis Boy (Asiatic Boy) y Auto Bahn (Asiatic Boy), entre otros.

La potranca es la tercera cría en el país de la estadounidense Whispering (Quiet American), hija a su vez de la campeona alemana Martessa (Solarstern), portando capacidad para ir a la distancia en su pedigree, aunque habrá que ver hasta donde su aparición precoz no la limita al respecto.