La yegua argentina ganó por segunda vez el G1 en Keeneland y volvió a clasificar para el Distaff

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Con las “chapas puestas” el cronista puede revelar una intimidad cercana. Blue Prize había ganado el Summer Colony Stakes en Saratoga y ya se divisaba en el horizonte que la crack Elate (Medaglia D’Oro) sería su principal rival en el Juddmonte Spinster Stakes (G1-1800 m, arena, US$ 500.000 de bolsa) de Keeneland.

Del otro lado del teléfono estaba Ignacio Correas (h.), el preparador de la fantástica hija de Blue Prize, y al comentarle el tema no dudo: “Será durísima, pero ahora tendrá que corrernos en casa”, frase que denotaba una confianza extrema. Y este domingo, en quizás la mejor actuación de toda su campaña, la alazana no sólo batió a Elate, sino a un grupo de enorme categoría para igualar la hazaña de Bayakoa (Consultant’s Bid) de vencer en ocasiones consecutivas en tan trascendental competencia, sino que volvió a clasificar para correr el Breeders’ Cup Distaff (G1).

En poco menos de un mes, si nada extraño sucede, la espera la carrera más potente de la temporada para las yeguas mayores, la misma en la que quedó cuarta en 2018 tras jugarse todo por alcanzar a Monomoy Girl (Tapizar), la misma que fue desde el 1 de enero el plan de su equipo.

Siempre, pero siempre, Correas insistió en que Blue Prize es una de esas yeguas que deben tener un objetivo en la mira; la necesidad de competir, de pelear con una rival que esté delante en pos de alcanzarla, todo un síntoma de superioridad. 

Y esa fue la jugada este domingo, con Joe Bravo dejando a la argentina última hasta el codo final, donde la apuntó, y aguardando el derecho para buscar el centro de la cancha y acelerar a fondo. Cuando Blue Prize arrancó fue una máquina imparable, descontando metro tras metro y alcanzando en los 50 metros finales a la gran favorita para vencerla por medio cuerpo, con Dunbar Road (Quality Road) en tercero al anca, todo tras 1m50s30/100.

“Blue Prize ha sido mi vida por tres años y seguramente la extrañaremos el año próximo. Está más grande y por eso le tomó más tiempo esta temporada encontrar su mejor forma. Ella junto con Kasaqui (Lasting Approval) y Dona Bruja (Storm Embrujado) significan muchísimo para mí y significarán mucho más dentro de 10 años”, contó al borde de las lágrimas Correas, que suma 26 éxitos en 2019.

Luego, sumó: “Los caballos argentinos me han ayudado mucho a lucir ‘bueno’, y no puedo olvidarme a los entrenadores que los desarrollaron en mi país, a los que les estoy muy agradecido por el gran trabajo que hicieron. Si decía que iba a vencer a Elate, estaría mintiendo, pero esperaba que hiciera una gran carrera”.

Ya sobre la probable actuación de Blue Prize en el Breeders’ Cup Distaff (G1), finalizó: “Midnight Bisou es una super yegua; Elate es una super yegua; y no son las únicas que estarán allí. Si finalmente se da, creo que tenemos una oportundad”.

¿Qué dijo Joe Bravo, el jockey de Blue Prize? “Ignacio hizo un gran trabajo con ella, y estuvo muy inteligente. Me dijo: ‘Trata de mantenerla tranquila, está lista para correr’. Largó adelante, y la dejé para que se relaje. Siempre decimos que ella rinde mucho más con un objetivo por delante, enfocándolo. Me escuchó; debo decir que no tuve demasiado trabajo y que siempre es un placer ser parte de estas historias con grandes caballos como ella”.

También resultó interesante lo que aportó José Ortíz, jockey de Elate: “Blue Prize ganó el Spinster el año último y yo la corrí en algunas oportunidades. Si los otros corren rápido, ella corre rápido; si los otros corren más despacio, ella corre más despacio. Lo cierto es que ella siempre encuentra la manera de llegar primera al disco. Nos ganó muy bien”.

Blue Prize ya está definitivamente en el grupo de las mejores yeguas de la historia del turf argentino a nivel internacional, un escaloncito detrás de las icónicas Bayakoa (Consultant’s Bid) y Paseana (Ahmad), pero bien arriba. Su fama puede ir más lejos aún en la que, probablemente, será su despedida de las pistas: el Breeders’ Cup Distaff (G1) del mes próximo en Santa Anita Park.

Diego H. Mitagstein