La edición 2018 de la serie estadounidense podría tener más presencias que nunca en la historia

Apasos agigantados se acerca ya la próxima edición de la Breeders’ Cup, que se desarrollará entre el 3 y 4 de noviembre en el mítico Churchill Downs y que podría ser histórica para los caballos sudamericanos pues, sus presencias, esporádicas en la mayor parte de las veces, podría ser ahora más masiva que nunca.

Bayakoa (Consultant’s Bid), Paseana (Ahmad), Invasor y Calidoscopio (Luhuk), todos ellos criados en Argentina, son los únicos 4 caballos nacidos en esta parte del mundo que pudieron imponerse al cabo de la serie, con las dos yeguas llevándose el Distaff (G1), el crack el Classic (G1) y el fondista el ya desaparecido Marathon (G2).

Para no faltar de la verdad, Sudamérica ha sido protagonista de la Breeders’ Cup desde su mismo comienzo de la historia, con aquella inolvidable participación de Salt Spring (Salt Marsh) en la versión inaugural del mencionado Distaff. En el relevo de cada serie, Argentina es el país con más apariciones (24), seguido por Brasil y Chile (9 cada uno), Perú (2) y Venezuela (G1).

Para la próxima versión del festival de carreras más grande del mundo la expectativa es grande acerca de las presencias sudamericanas, quizás, como lógica consecuencia de los programas que Breeders’ Cup Ltd. ha venido desarrollando aquí y durante los últimos años, ya sea con el ya instalado Win and You’re In o los beneficios extendidos para las nominaciones de padrillos y producciones.

Blue Prize (Arg-Pure Prize), Robert Bruce (Chi-Fast Company), Smart Choice (Arg-Grand Reward), Vale Dori y Quarteto de Cordas (Brz-Rock of Gibraltar) ya tienen sus respectivas actuaciones garantizadas para el mes entrante.

Blue Prize accedió a una gatera en el Distaff llevándose el Fleur de Lis Handicap (G2) en Churchill Downs, la misma pista en la que acaba de ganar el Locust Groove Stakes (G3). Entrenada por Ignacio Correas (h.), correrá este domingo el Juddmonte Spinter Stakes (G1) en Keeneland, como se informa en esta misma edición por separado, su último preparatorio antes de la serie.

Otra yega argentina, Vale Dori, visó su pasaporte para esa misma competencia ganando el domingo en Santa Anita Park el Zenyatta Stakes (G1), regresando a su mejor forma tras cuatro salidas previas de escaso nivel y superando, entre otras, a la campeona Abel Tasman (Quality Road).

Robert Bruce siguió los pasos de Blue Prize y Vale Dori quedándose con el Arlington Million (G1) en Arlington Park, garantizando su presencia en el siempre duro Breeders’ Cup Turf (G1), una carrera que promete ser la más internacional de todas en el festival.

Smart Choice y Quarteto de Cordas ganaron los pasos Win and Your’re In en Perú y Brazil, respectivamente. La yegua acaba de registrar su primer ensayo oficial en los Estados Unidos esta semana y será parte del Breeders’ Cup Filly & Mare Turf (G1). El ganador del Grande Premio Brasil (G1), en tanto, fue recientemente adquirido por propietarios de Singapur y antes de viajar para continuar con su campaña en ese país asiático, animaría el Turf.

Pero las presencias sudamericanas en la serie podrían crecer considerablemente si se concretan algunos planes. El campeón argentino Hi Happy (Pure Prize), que el último sábado no corrió por el estado pesado de la pista el Joe Hirsch Turf Classic (G1) de Belmont Park, podría ser inscripto para el Turf, según se encargaron de comentar sus allegados. El alazán, que es preparado por Todd Pletcher, ganó este año el Man O’War Stakes (G1).

Dona Bruja (Storm Embrujado), otra yegua argentina, correrá mañana el First Lady Stakes (G1) en Keeneland, carrera parte del programa Win and You’re In y que entrega un lugar en el Filly & Mare Turf. De ganar, y de querer su dirigentes, claro, la zaina que también revista a las órdenes de Ignacio Correas (h.), podría también llegar a la serie.

Y también está latente la posibilidad de que la campeona chilena Wow Cat (Lookin at Lucky), o el ganador del Latinoamericano 2018, Roman Rosso (Roman Ruler) lleguen a cumplir el sueño. La yegua del Stud Vendaval correrá este sábado el Beldame Stakes (G1) en Belmont Park, con la mira en el Distaff, y el alazán viene de llegar cuarto en el Pacific Classic (G1), debutando en el Norte; sus dueños tiene las grandes carreras entre ceja y ceja.

Los caballos sudamericanos han tenido una temporada fantástica en los Estados Unidos, y todo sugiere que en la Breeders’ Cup tienen la oportunidad de ponerle el broche de oro a la cosecha. Pero hay un factor más y muy importante: la mayoría de esos nombres llegarán a la cita máxima con buenas chances de tener actuaciones notables…