Después de los triunfos conseguidos por Water Rocket y Asaad, el hijo de Senor Candy quedó segundo en el Colonial Chief Stakes (G3)

Cosecha estupenda la que tuvieron en la mañana de sábado nuestra los caballos argentinos en Kranji, Singapur, y que estuvo a punto de coronarse con todo. Water Rocket (Orpen) y Asaad (Orpen) armaron una doble propia en sendas condicionales, mientras que Senor Don quedó a sólo 1 1/2 cuerpo de dar su primer grito gradual en el exterior al escoltar al australiano Super Dynasty (Fastnet Rock) en el Colonial Chief Stakes (G3), corrido sobre una milla de Polytrack.

Lo del hijo de Señor Candy, uno de los mejores potrillos de la temporada anterior en San Isidro, Palermo y La Plata, fue revitalizante, y confirmó su buena relación con el terreno sintético, ese que lo había visto vencer en igual distancia hace algunas semanas. El alazán había terminado último en la Singapore Gold Cup (G1) cuando probó fortuna sobre 2000 metros de grama, pero ahora, descansado, dio señales de que lo mejor de su parte allí todavía está por venir.

En el Colonial Chief Stakes hubo otras dos presencias albicelestes. Elite Incredible (Valid Stripes) quedó quinto a 4 1/4 cuerpos, mientras que Pennywise (Pure Prize), que había vencido en esa competencia hace 12 meses, esta vez corrió poco hasta cruzar la meta en octava colocación y a poco más de 5 largos.

Water Rocket, por su parte, cortó una racha de 9 meses sin triunfos al quedarse con el Order of the Sun Stakes, una prueba de Clase 4 y que se disputó sobre 1200 metros en el Polytrack. Al cuidado de Ricardo LaGrange, llegó a su cuarto festejo aquí batiendo por 1 cuerpo a Lim’s Bestbreaker (Nz-Battle Paint).

A renglón seguido llegó el lauro de Asaad en el Johnny Guitar Stakes (1600 m, césped), también de Clase 4, con el crédito del Al-Arabiya Stable superando por medio largo al australiano Royal Pavilion (Casino Prince) en lo que fue su primer grito en Kranji al cabo de seis presentaciones.