El entrenador mereció tan dura sanción tras el positivo de su pupila Star Rose cuando fue segunda el 12 de mayo en San Isidro; Silvio Loyola y Andrés Martínez, también suspendidos

Un nuevo parte de la comisión de carreras del Hipódromo de San Isidro informó sobre una durísima suspensión para un entrenador por un caso de doping. Nada menos que 80 meses de pena se le aplicaron a Edgardo Darío Calvo al confirmarse que su pupila Star Rose corrió bajo el efecto de drogas prohibidas (no se conocieron las sustancias aparecidas en los análisis) cuando quedó segunda en la séptima carrera del 12 de mayo último. La hija de Star Runner no podrá volver a competir por 23 meses -hasta el 11 de abril de 2023- y, por supuesto, fue distanciada del marcador. Además, el profesional deberá pagar una multa bajísima de unos 100.000 pesos.

Por otra parte, otros dos entrenadores fueron inhabilitados en el norte. Silvio Loyola fue sancionado con una pena de seis meses por el caso de Vigata (Luck Money), que fuera segunda en la undécima competencia del 5 de mayo. La yegua quedará en boxes hasta el 18 del corriente, pues la demora en hacer conocer la pena hizo que el tiempo transcurriera sin el conocimiento general.

En tanto, Andrés E. Martínez quedó suspendido por 2 meses al detectarse un tratamiento prohibido en su yegua Yanara Lo (Don’t Worry), que ganara la décimo segunda prueba del 19 de mayo último, por lo que también fue distanciada, aunque ya está habilitada para competir.