Los jockeys tendrán habilitado el pago de pensiones y se retrasa una semana el pago de los boxes correspondientes a diciembre; ¿Propietarios? Bien, gracias…

Si bien, en un principio, se aseguraba que la jornada de miércoles en el Hipódromo de San Isidro se desarrollaría con normalidad, pese a las muchas versiones sobre un corte que circularon el martes, reuniones entre dirigentes gremiales y del Jockey Club produjeron un importante retraso.

El reclamo es concreto: el pago de las comisiones que se adeudan desde hace tres meses ante el incumplimiento de la Lotería bonaerense en el envío de las partidas correspondientes al fondo de reparación, que comenzó a atrasarse con la gestión de Matías Lanusse y ahora se profundiza, ya con cambio de gobierno mediante.

En el encuentro se decidió  pagar a los jockeys, una situación, por lo menos criticable, pues, en tren de ayudar a los más necesitados, hubiera sido preferible destinar fondos a cubrir el cobro del personal de caballerizas. Además, el Jockey Club postergó el pago de los boxes correspondientes al mes de diciembre por sólo una semana…

De la reunión participaron la Asociación Gremial de Profesionales del Turf, la Unión de Jockeys de la República Argentina, la Asociación del Personal de Hipódromos, Agencias, Apuestas y Afines de la República Argentina y algunos miembros de la comisión de carreras.

A todo esto, nada se sabe de la actuación de las diversas asociaciones de propietarios, que, más allá de recaudar sobre cada caballo que recibe algo de premio, siempre mantienen sus movimientos por lo bajo, sin hacerlos públicos, dejando para lo último el informe a sus afiliados. 

Que no hayan estado presentes en el encuentro y que sus asociados, ya tapados por las cuentas de las pensiones, sigan esperando por una firma para recibir el dinero ganado por sus caballos, luce como el mal peor, pues son uno de los grandes motores de su industria.