Se quedó con los premios como Caballo del Año, Campeón 3 Años Macho y Campeón Fondista; Héctor Lazo (foto), Maroñas del Año

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).- El brasileño First Thing fue la gran figura al cabo de una nueva edición de las Distinciones Maroñas, que en la noche del viernes premiaron a los mejores caballos en el marco local que actuaron entre el 7 de enero de 2018 y el 6 de enero de 2019.

El hijo de First American y Sweetest Thing (Candy Stripes), ganador de los grandes premios Nacional (G1) y José Pedro Ramírez (G1), fue consagrado como Caballo del Año, Campeón 3 Años Macho y Campeón Fondista (parece que el error de “edición” en esta categoría es recurrente en ambos lados del Río de la Plata…) para robarse todas las miradas.

La Mansa Nistel (Van Nistelrooy) fue otro de los nombres más fuertes al quedarse con los títulos de Yegua del Año y Campeón Yegua Adulta, mientras que también dieron doblet de estatuillas Fitzgerald (Brz-Put It Back) y Electrónica (Texas Fever). El caballo, que se va poniendo a punto para reprisar tras su frustrado paso por el Club Hípico de Santiago, en Chile, para el Longines Latinoamericano, sobresalió como Campeón Millero y Campeón Caballo Adulto, con la potranca luciéndose en las categorías de Campeón 2 Años Hembra y Campeón 3 Años Hembra.

Aero Trem (Shanghai Bobby) y Holy Legal (Holy Roman Emperor), ambos criados en Brasil, fueron escogidos como Campeón 2 Años Macho y Campeón Sprinter, respectivamente.

El notable Ecclesiastic (Pulpit), muerto la última temporada, se llevó el premio como el mejor padrillo, y la mencionada Sweetest Thing como la mejor yegua madre. Más que merecido fue el reconocimiento para el Haras La Horqueta como Criador del Año, con el Stud Oro Negro consagrado como Caballeriza del Año. Alcides de los Santos, Héctor Lazo y Matías Figueroa, los ganadores de las estadísticas, se llevaron el Maroñas como mejor jockey, mejor cuidador y mejor jockey aprendiz, respectivamente.

La noche tuvo también lugar para un par de menciones especiales, recibidas por La Aruera Racing Club y por Carolina Dotta, propietaria del Haras Oásis, como reconocimiento a su trayectoria.

Quedó para el final la designación del Maroñas del Año, que este año recayó en la figura del jockey Héctor Fabián Lazo, que logró la hazaña de quedarse con las estadísticas de los hipódromos de Maroñas y de Las Piedras en el mismo año y se mostró sumamente emocionado ante tamaño reconocimiento.

Colaboró

Héctor “Puchi” García

Foto Gentileza Diario El País