El Estado dio el visto bueno y este lunes se anota para las reuniones del sábado 15 y domingo 16 en Maroñas y del lunes 17 en Las Piedras

El turf está de vuelta en Uruguay. Luego de un trabajo en conjunto llevado adelante por la actividad hípica en su totalidad, y que encontró buena predisposición en el Gobierno, será uno de los primeros países del mundo en retomar las carreras de caballos tras el parate casi obligado que provocó la pandemia de Covid-19. Como en Francia, del otro lado del río “cruzó adelante” el sentido común y el lunes 11 se anotará para las reuniones del sábado 15 y domingo 16 en Maroñas y del lunes 17 en Las Piedras.

Allí el deporte hípico es desde hace muchos años una política de Estado, y quizás ese haya sido el gran secreto del final feliz de la historia, más allá del enorme trabajo que realizaron las asociaciones, los gremios y el propio hipódromo para dar forma a un protocolo perfecto. El camino que inició Javier Cha y que hoy continúa Gustavo Anselmi en la Dirección General de Casinos (DGC), aún con cambio de color político en las últimas elecciones de por medio, allanó profundamente el camino para ver la luz al final del tunel.

La reunión que se realizó este martes al mediodía en el Ministerio de Trabajo entre las partes terminó por dar el Ok estatal al protocolo, con un par de correcciones solicitadas como, por ejemplo, realizar test de Coronavirus a todos aquellos quienes vayan a estar presentes en el hipódromo y disputar un máximo de 10 competencias y de día.

El Ministerio de Salud Pública aprobó el ensayo tras el encuentro -del que también participaron las fuerzas vivas del turf, la DGC y la propia empresa HRU- y luego fue el Poder Ejecutivo el que dio el visto bueno final, poniendo la fecha en que volverían las carreras, a puerta cerradas en un principio, por supuesto.

“Los premios serán los mismos que antes del corte, ya que la plata que esta temporada se destina es la correspondiente a 2019; ya para el año próximo, sí podría haber algún inconveniente al respecto, pues ahora la recaudación de las salas está parada”, comentó un interlocutor cercano a Maroñas, feliz de todas maneras por que la rueda vuelva a girar.

La última reunión que se había organizado en Uruguay fue el 14 de marzo, por lo que el ciclo sin actividad habrá sido de dos meses. Cabe resaltar que Maroñas e HRU ya tienen desarrollado hace muchos años su sistema de captación de apuestas tanto telefónico como online, por lo que el reinicio es mucho más sencillo de concretar con respecto a la Argentina, donde todavía se depende de lugares de juego presenciales.

Uruguay y su hípica vuelve a rodar en tan sólo diez días y en la unión de los sectores y aquella política de Estado que se mencionaba estuvo la clave. Ya hay, incluso, quienes se ilusionan con que este sea el punto de partido de una historia distinta, diferente, más ambiciosa y engrandecedora. Enhorabuena.