La doble ganadora del Breeders’ Cup Distaff fue la gran estrella del notable remate del domingo en Fasig-Tipton Kentucky; fue adquirida por Spendthrift Farm y regresará al stud de Brad Cox

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- .- La “Noche de las Estrellas”, este domingo en Fasig-Tipton, le hizo absoluto honor a su nombre. El tradicional remate post Breeders’ Cup volvió a volar en materia de precios con una figura tan esperada como la de Monomoy Girl, la campeona que un día antes había logrado la hazaña de ganar por segunda vez el Distaff, como la argentina Bayakoa (Consultant’s Bid), como Royal Delta (Empire Maker) o como Beholder (Henny Hughes).

Pues bien, fue justamente el dueño de esta última la que finalmente pagó 9.500.000 dólares por la alazana hija de Tapizar, B. Wayne Hughes y su Spendthrift Farm, que además ya anunció que la yegua volverá en breve a la caballeriza de Brad Cox para seguir en entrenamiento la próxima temporada e intentar un nuevo e histórico triunfo en una de las carreras más tradicionales de la serie.

En una noche frenética, 142 caballos se subastaron por un total de 80.237.000 dólares, con un promedio de US$ 565.049 y una media de US$ 200.000, con poco más del 32 por ciento de los ejemplares presentados sin alcanzar la reserva establecida. Un año atrás, 128 “hips” se subastaron por 68.011.000 dólares, con un promedio de US$ 531.336 y una media de 300.000.

Hughes y su operación fueron los más activos del remate, pues se llevaron 6 de los 22 lotes que alcanzaron las 7 cifras. “Creo que las yeguas que adquirimos no se vieron afectadas por la actualidad del mercado. Estamos muy seguros que tenerlas nos hará mucho más competitivos”, contó Ned Toffey, manager de Spendthrift, la divisa que se llevó el Breeders’ Cup Classic (G1) con Authentic (Into Mischief).

Sobre Monomoy Girl, expresó: “Es una super estrella, una en la historia. Volverá al entrenamiento y ese es el plan por el momento, pero decidiremos que ella sea finalmente la que lo decida, si todo se mantiene como hasta ahora. Está muy sana, los veterinarios la revisaron y todo luce bien. El precio estuvo muy cerca del tope que nos habíamos planteado, pero no podemos asombrarnos porque es de esas yeguas que quieren tener todos”.

La histórica cabaña local también se llevó otros lotes valiosos, pagando 1,8 millones por la G1 Mother Mother (Pioneerof the Nile), 800.000 por Motion Emotion (Take Charge Indy), 4.200.000 por la notable Bast (Uncle Mo), 3.000.000 por She’s a Julie (Elusive Quality), 2.750.000 por la talentosa Got Stormy (Get Stormy) y 1.500.000 por Positive Spirit (Pioneerof the Nile).

El segundo precio más elevado de la subasta fue para la múltiple ganadora de G1 Rushing Fall (More Than Ready), que fue comprada finalmente por Coolmore en 5.500.000 dólares,  mientras que otra campeona sin igual como Midnight Bisou (Midnight Lute) alcanzó los US$ 5.000.000, con Chuck Allen como su comprador.

Entre los destetes, lo más caro resultó un macho parte de la primera generación de City of Lights (Quality Road) en Breaking Beauty (Into Mischief), que quedó en US$ 600.000 para el OXO Equine LLC, que en 2019 había comprado a la crack argentina Blue Prize (Pure Prize) en US$ 5.000.000.