La generación 2016 tuvo su bautismo en el Hipódromo de San Isidro; Asturiola fue terminante

Le sobraron carreras condicionales a la jornada del domingo en el Hipódromo de San Isidro, aunque el debut de la camada 2016 sobre la grama atrajo, como suele suceder, la mayoría de las miradas.

Los potrillos fueron los primeros en salir a escena para animar sobre 800 metros el Premio True Value, donde los dos caballos con menos boletos terminaron siendo protagonistas de la definición. Corrido de menor a mayor por Juan Cruz Costa, Valid Halo (Valid Stripes y Halo Tanguera, por Sebi Halo, criado por José M. Quinteros) (foto) pasó al frente con una cuadra por recorrer y terminó batiendo por 1 cuerpo a Bom Filio (Russian Blue), tras 47s85/100, en cancha húmeda.

Un ratito más tarde llegó el turno de las “chicas”, con Gran Enemiga trayendo un bálsamo para el público, imponiéndose con mucha comodidad como favorita. Hasta La Francia, Córdoba, se escucharon los gritos de alegría por la victoria de la reservada del Stud-Haras Don Florentino, que superó por 5 cuerpo a Belga Rye (Catcher In the Rye). Se trata de una hija de Qué Vida Buena y Elusive Eileen (Elusive Quality) que está al cuidado de Hugo Pérez y mejoró notablemente la marca de los machos, al recorrer las 8 cuadras en velocísimos 46s57/100.

Ya entre los mayores, el Premio Queen Liz (1400 m, césped), para yeguas de 3 años con 1 ó 2 triunfos a cuestas, ratificó el potencial de Asturiola, que ganó sin soltar toda su potencia y se proyecta ahora hacia el plano clásico. La hija de Angiolo y La Asturianita (Louis Quatorze) fue imparable en el derecho y venció por 5 cuerpos a la brasileña Harbor Belle (Wild Event) tras 1m23s60/100. Gustavo Calvente montó a la pupila de Juan L. Alvis, nacida en el Haras El Paraíso y del Stud Cañada Negra.