El hijo de Sabayón, que venía de bajar la guardia en el Clásico España (L), superó por 1 cuerpo al favorito Don Kazako

LA PLATA.-. Semana inolvidable la que está viviendo Darío Periga, uno de los más destacados entrenadores del interior del país. El domingo en San Isidro se sacó la foto con Tex for Sale (Nashville Texan) en el Clásico Latency (L), y en la tarde del martes repitió la escena, ahora con el valiente despacito y en el Clásico Uberto F. Vignart (G3-1200 m, arena), la prueba central de la jornada en el Bosque.

El hijo del campeón Sabayón venía de fallar en el Clásico España (L), a fines de octubre, quedando por primera vez fuera del marcador rentado desde marzo de 2021, en una actuación anormal. Ahora volvió a mostrarse a sus anchas para alcanzar un triunfo contundente y liderando desde la misma partida.

Nada le fue fácil al crédito del Stud Los Primos, pues durante un buen rato debió soportar el asedio de Lofoten (Lucky Island), que corría por los palos. Una vez en el derecho, y tras pasar los 400 metros iniciales en 24s37/100 y los 800 en 46s72/100, el líder se sacó de encima la molesta compañía de su perseguidor, pero pronto fue el favorito Don Kazako (Long Island Sound) el que fue en su búsqueda.

Exigió Iván Monasterolo y Despacito respondió de la mejor forma, deteniendo el embate de su adversario para terminar ganándole por 1 cuerpo en la buena marca de 1m10s68/100. A 3 largos, Eliceo (Remote) completó la trifecta, con Hello Nacho (Knockout) en cuarta posición.

Criado por Héctor Antonio en el Haras San Lorenzo de Areco, Despacito redondeó la novena y más importante victoria de su campaña, esa en la que ya sumó otros dos clásicos y un par de handicaps, además de variados arrimes y más de 7.600.000 pesos en premios.

Ligero y aguerrido, Despacito confirmó su posición como uno de los mejores velocistas con codo del país.