El hijo de Fortify reservado del Haras Firmamento respondió a las buenas sensaciones que había generado al salir de perdedor

Combinando velocidad, resistencia y guapeza de forma perfecta, Holy Joy se convirtió en el primer gran nombre de la jornada del 1 de mayo en el Hipódromo Argentino de Palermo con una interesante victoria en el Gran Premio Montevideo (G1-1500 m, arena).

Respondiendo a las buenas sensaciones que había generado hace algunas semanas tras salir de perdedor en la misma pista principal de Avenida del Libertador y Dorrego, el reservado del Haras Firmamento pasó al frente dentro del proceso selectivo,

Con Martín Valle en sus riendas, el hijo de Fortify salió a perseguir al puntero Torreón del Monte (Angiolo) y ya al pisar la recta  lo tenía controlado. Llegó entonces el momento de defenderse y si hubo algo que sobraron fueron ataques. Primero fueron por dentro Vivante (Lizard Island) y por fuera su socio Bluclette Rim (Remote), y cuando estos se cansaron, cargaron desde más atrás Qué Tarde Gris (Il Campione) -lo golpearon al partir y remontó una enormidad- y Es Mío (Dabster), que terminaron escoltándolo desde 1 cuerpo y medio pescuezo, con Vivante ahí nomás en cuarto, todo tras 1m28s31/100 en cancha normal.

Alfredo Gaitán Dassié tiene a su cargo a Holy Joy, que fue cotizado enemigo en los boletos detrás de Estilo Propio (Fortify), la gran decepción del Montevideo al cruzar séptimo y lejos, aunque con el atenuante de casi haberse caído en la salida.

Por el gran Fortify, Holy Joy tiene por madre a Te Super Adora (Harlan’s Holiday), que ya había producido a Te Super Adora (Super Saver), ganador hace unas pocas semanas del Handicap Tatán.

La tercera madre del mejor potrillo del momento en Palermo es la gradual Teóloga, parte de una familia generosa como pocas y que tuvo ya varios 2 años destacados a lo largo de varias décadas, entre ellos, el emblemático Team (Southern Halo).

Holy Joy va creciendo sin ganar por demolición, pero con firmeza y la capacidad de superar todos los desafíos que se le van presentando. Ahora lo esperan las Estrellas y el césped, en un desafío difícil, pero que también puede superar con clase.