Comopudosucederme, Expressive Smart y Le Cornette encabezan una lista de participantes que promete en la recta de San Isidro

La recta del Hipódromo de San Isidro promete prenderse fuego este domingo, cuando se corra una nueva edición del Clásico Santiago Lawrie (G3-1000 m, césped), dentro de una reunión con alto protagonismo para los 2 años y que también contará con otras condicionales de proyección hacia el escalón superior.

Con escasos 1.900.000 pesos de premio para su ganador, la central del día enfrentará varios velocistas consagrados y otros buscando su espacio en la división. El lugar de candidato se lo lleva Comopudosucederme, que después de llevarse el Clásico Estados Unidos de América (G3) quedó cuarto de la uruguaya Girona Fever (Texas Fever) y del campeón Labrado (Le Blues) en el Gran Premio Ciudad de Buenos Aires (G1), hace sólo 12 días.

El hijo de Compasivo Cat tendrá máxima exigencia por parte del interminable Expressive Smart (Expressive Halo), que regresa al césped después de cerrar la marcha ante el anterior en el Estados Unidos. Aquí, antes, había vencido consecutivamente en los clásicos Gentlemen y General Viamonte (G3), por lo que la confianza en el alazán sigue intacta.

También aparece entre los confirmados el 4 años Le Cornette (Emmanuel), que dejó pasar la cita del 1 de mayo en Palermo para centrarse en correr, al menos por ahora, en el trazado que mejores resultados le dio, como hace 2 meses, cuando se llevó con absoluta comodidad el Clásico Eduardo Jara.

Casi medio año pasó desde que La Clota (Claro Oscuro) dijo adiós llegando tercera en el Especial Gay Hermit de Palermo, cuando se impuso la misma Vida Amorosa (Safety Check) que ahora volverá a estar entre sus rivales. Para las dos será su primera experiencia en el verde del Jockey Club, una superficie que da la sensación puede serle de gran ayuda.

Experiencia al por mayor aportan León Americano (Zensational), Cheburek (Sidney’s Candy) y Santos Davos (Sebi Halo), que prometen no dejarse ganar con facilidad.

Todo está listo para un gran espectáculo en el Clásico Santiago Lawrie, pico máximo de emoción dentro de una tarde donde la calidad es bandera.