“Vivo en un sueño del que quiero despertar siendo campeona”, dice esta santanderina, prima de Marcos Alonso, sobrina del Pichón Marcos y nieta de Marquitos. La jockey de 20 años representa a España en el Campeonato Internacional de Jockeys de la Saudi Cup

Por Javier Hernández

RIYADH, Arabia Saudita (Especial para Turf Diario).- Mientras las mujeres de la grada llevan su rostro tapado por el burka o el hiyab, el rostro tímidamente espolvoreado o ni eso, nada de carmín en los labios ni rímel en las pestañas, una española llevará su cara cubierta por unas gafas como los pilotos y no habrá empleado tiempo frente al espejo para salir coqueta. Tampoco llevará las uñas pintadas, que nada ayuda para manejar las riendas a 60 kilómetros por hora a lomos de uno de los animales más veloces del planeta: el purasangre. Es Victoria Alonso, que representa a España en el International Jockey Challenge de la Saudi Cup 2023, el meeting de carreras de caballos que mas dinero reparte en todo el mundo: 35,35 millones de dólares. Vicky montará la primera de sus cuatro carreras a las 13:45 hora española.

Victoria Alonso Vidal (29 de marzo de 2002, Santander) sabe que va a subirse a un escenario en el que ya le gustaría estar a la mayoría de los jockeys del mundo, un evento televisado en más de 100 países y con una audiencia de 350 millones de telespectadores en todo el mundo. “Es una experiencia maravillosa. Cuando me llegó la noticia, lo cierto es que no me lo podía creer. Que me traigan a este evento mundial con solo 20 años es una experiencia que me la voy a llevar para siempre”.

Vicky comenzó en la Hípica siendo muy niña. Eran tiempos en los que su amor era ‘Carlitos’, poni con el que saltaba y con el que ganó varias pruebas hípicas. Vicky llegó a ganar el Campeonato de Cantabria, pero a los 15 años quiso probar emociones más fuertes y sintió el cosquilleo de los purasangres, agradable sensación de la que todavía goza. “Se acercó y me dijo ‘Papá, quiero montar un purasangre”, recuerda el padre, César Alonso, exjugador del Rayo Vallecano, luego gentleman y ahora preparador. Y así ha sido. El purasangre engancha.

Vicky monta a caballo todos los días pero no ha vuelto a montar un caballo que no sea un purasangre, como predijo su padre. “Sólo llevo año y medio como profesional. Ha pasado todo muy rápido. Todo fue gracias al verano de 2021, en el que gané el GP Gobierno Vasco con City Gent, cuando me dijeron si quería venir a la Saudi Cup”.

Cuando Vicky comenzó a montar en los hipódromos, su caballo preferido ya no era Carlitos, el poni, sino Unamuno, al que montó en carreras, caballo que acabaría comprándoselo su padre. Hoy, en Riyadh, se medirá a los mejores jockeys del mundo como Frankie Dettori (el mejor para muchos de la historia, junto a Lester Piggott), Ryan Moore: “Coincidir con Dettori será increíble. Es una leyenda. Él se retira este año y yo empiezo con citas internacionales. Un poco de respeto sí da. Montar en una misma carrera junto a Dettori no me va a pasar muchas más veces”.

En un país, Arabia Saudita, donde empieza a haber un aperturismo y reconocimiento de los derechos de las mujeres, este Campeonato Internacional de Jockeys lanza un mensaje de que Arabia se quiere occidentalizar y tratar por igual a ambos sexos. Habrá idéntica representación: 7 mujeres y 7 hombres: “Es bueno que el año pasado este campeonato lo ganara una mujer, la australiana Caitlin Jones. Me parece bien que hagan estos campeonatos equitativos de hombres y mujeres, que se vea que cada vez las mujeres estamos más presentes en los deportes, que somos y que aquí estamos”.

Cada carrera de las cuatro del campeonato reparte 400.000 dólares, de los que 200.000 son para el primer clasificado. El 15% del premio es para el jockey. Además, hay un bonus de 100.000 dólares para quien gane el campeonato (sistema de puntos por clasificación): “Esto no se puede ni soñar en España. Es increíble el dinero que hay en cada carrera, hasta el quinto puesto está bien remunerado. Obviamente, claro que me gustaría estar en las llegadas y en el dinero de cada carrera, pero estar aquí ya es un premio. A priori tengo buenas montas pero vamos a ver qué sucede. Estoy muy contenta con los caballos de las dos primeras carreras, uno viene de ganar en su última actuación y el otro también lo hizo muy bien, pero bueno, hay que correr y hasta que no se pase la meta no se sabe”.

La joven jockey española no se marca un objetivo concreto: “”Me encantaría ganar, pero estar entre las tres primeras en alguna carrera ya sería genial”. La sevillana Nieves García fue la pionera en participar en el Campeonato Internacional de Jockeys de la Saudi Cup. Fue en 2021, logrando un tercer puesto, dos séptimos y un undécimo.

Otro de los aspectos que enorgullece a Vicky Alonso es representar a España: “Siento mucha alegría por poder representar a mi país, sobre todo porque ya lo viví en casa con mi hermano cuando disputó la FEGENTRI (su hermano César fue campeón del mundo de gentlemen en 2021). Es especial porque depende de ti que dejes el pabellón alto. Que toda España sepa que lo voy a intentar y que me dejaré la piel en ello”.

Miembro de una saga de deportistas, Vicky sabe que estos dos días sentirá el apoyo de sus allegados: “Toda mi familia está muy contenta de que yo esté aquí. Me han dicho que estarán pendientes y ojalá les pueda dar una alegría”. De familia futbolera, a Vicky nunca le atrajo el balón: “A mí nunca me dio por el fútbol. Desde pequeña sólo eran caballos y caballos. Hubo un tiempo que lo compaginaba con gimnasia rítmica, pero al final me quedé con los caballos”,

Como todo deportista, ella también tiene un sueño por alcanzar: “La carrera que más me gustaría ganar es el GP de Madrid pero, siendo un poco realistas, me valdría cualquier gran premio de los que se celebran en Madrid, que son muy bonitos y especiales”.

Mientras se acerca ese momento o por si no llega, Vicky compagina el turf con los estudios. Desde que comenzara en el colegio Las Esclavas, de Santander, siempre fue buena estudiante. Ahora está sacándose la carrera de Derecho. Quiere ser abogada, como su madre Miriam.

Del futuro de Vicky nada se sabe, pero si es seguro que, aquella niña que empezó a montar en ponis y que debutó en carreras en 2019 en la playa de Laredo montando a Lochfield hoy está compitiendo con la élite del turf mundial.