El potrillo de Godolphin repitió la hazaña de Shamardal, su padre, y se quedó con el primer “Classic” de la temporada europea, en Deauville

DEAUVILLE, Francia (Especial para Turf Diario).- Como con Persian King (Kingman) hace un año, la potente escudería Godolphin y el preparador André Fabre volvieron a ganar la Poule D’Essai des Poulains (G1-1600 m, césped), primer “Classic” de la temporada en curso y que esta vez tuvo como sede la recta de Deauville, ante la imposibilidad de realizarse en ParisLongchamp por la veda en la actividad que sufre ese distrito ante el brote de Covid-19.

El héroe de la tarde fue el gran favorito Victor Ludorum que repitió la hazaña de Shamardal, su padre, vencedor en esta misma competencia, pero en la versión de 2005. Para Fabre fue el octavo suceso en la apertura de las coronas francesas, mientras que para la divisa del Sheikh Mohammed fue la quinta copa en tan histórica competencia.

Guiado con toda la paciencia del mundo por Mickael Barzalona, Victor Ludorum esperó en el fondo del grupo hasta bien entrado el desarrollo, cuando empezó a avanzar por la parte interna para dominar a unos 200 metros del disco y sacarle de allí en más 1 1/2 cuerpo de ventaja a The Summit (Wootton Bassett), desquitándose de la sorpresiva derrota que este le había propinado hace algunas semanas en el Prix de Fontainebleau (G3), cuando cedió su condición de invicto. El alemán Alson (Areion) completando la trifecta al pescuezo, todo tras 1m34s14/100 sobre cancha de buena a blanda.

En la placé de grado Antiquities (Kaldounevees), ya madre de la clásica Mary Tudor (Dawn Approach), Víctor Ludorum había ganado la última temporada el Prix Jean-Luc Lagardere (G1) -batiendo al mencionado Alson-, además de sendas condicionales en ParisLongchamp y Chantilly.

Criado por el propio Godolphin en Inglaterra, tiene por abuela materna a Historian (Pennekamp), una hermana materna del crack Street Cry (Machiavellian) y de Helsinki (Machiavellian), la madre del propio Shamardal (Giant’s Causeway), lo que evidencia un Factor Rasmussen en la estupenda Helen Street (Troy).