Después de su buena campaña en los Estados Unidos, el zaino está otra vez en el país para seguir su campaña

Village King, uno de los mejores caballos argentinos de los últimos tiempos, regresó en la tardecita del miércoles al país después de su exitoso paso por la hípica de los Estados Unidos. Pero que nadie vaya a creer que el hijo de Campanologist hizo el largo viaje para tener vacaciones o para aguardar por la próxima temporada de servicios, pues ambas envidiables “tareas” deberán esperar. El zaino está listo para retomar su entrenamiento y enfrentar una segunda etapa de actuación en las pistas nacionales.

Con ganas de repetir las historias de Refinado Tom (Shy Tom) o, más cercana en el tiempo, la de Keane (Equal Stripes), el caballo del Stud El Angel de Venecia estará por un puñado de días en el Haras Chenaut aclimatándose para luego, una vez concluídos los trámites de importación, cuarentena y sanitarios, ser enviado a la misma caballeriza del Campo 2 del Hipódromo de San Isidro donde se hizo famoso, otra vez bajo las órdenes del entrenador Carlos D. Etchechoury.

Cuenta Mariano Semowoniuk, parte de la divisa de Carlos Felice: “Estamos muy entusiasmados con su regreso. Podría haber seguido compitiendo en los Estados Unidos, pero decidimos tenerlo de nuevo entre nosotros con la ilusión de un gran objetivo: tratar de correr el Latinoamericano (G1) del año próximo acá en casa”.

Ganador en el circo del Jockey Club del Gran Premio Jockey Club (G1), también del Clásico Ensayo (G3) y tercero en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1), siempre en 2017, Village King compitió en 8 ocasiones en el norte, consiguiendo ganar el Red Smith Stakes (L) en Aqueduct, llegando tercero en el Pan American Stakes (G2) y cuarto en el Harlan’s Holiday Stakes (G3), llegando a los 407.694 dólares en premios y siempre bajo las órdenes de Todd Pletcher allí.

Criado por Santa María de Araras, Village King fue operado el 12 de junio último en el Rood & Riddle Equine Hospital de Lexington, en Kentucky, para remover unos pequeños chips que le fueron descubiertos en los nudos de ambas manos. La intervención fue todo un éxito y el caballo comenzó a trotar montado el 15 de julio, ya en el Blackwood Stables, hacia donde fue transferido. 

Amplía Mariano: “Sintió un poco el viaje desde Kentucky a Miami, antes de viajar hacia la Argentina, pero en los días que pasará en Chenaut seguramente recuperará su mejor forma y así quedar listo para retomar el training normal. De haber quedado allá, hubiera estado en condiciones de varear fuerte en un par de semanas, según indicaron los veterinarios, con lo que aquí ese tiempo será un poquito más larga; mejor, sin dudas, para que ayude a su aclimatación”.

El turf argentino recupera a uno de sus buenos caballos, para reforzar una categoría siempre competitiva en este ámbito como es la de los fondistas. Teniendo en cuenta que el Latino se correrá en San Isidro, en tren de buscar una nueva victoria como local, Village King aporta expectativas grandes, muy grandes, por sus antecedentes aquí y también por las competitivas actuaciones que cumplió en los Estados Unidos.

Diego H. Mitagstein