La hija de John F Kennedy viene de 3 arrimes notables y buscará volver al triunfo; la ascendente East of Eden, su rival más dura

La de esta tarde en el Hipódromo de San Isidro será una de esas reuniones ciento por ciento disfrutables. Calidad, cantidad justa y un clima que promete estar cerca del ideal son un combo que atrae, que entusiasma, que se aleja de las carreras flojas que durante la semana suelen albergar nuestras pistas, con cero atractivo más allá de las apuestas.

Habrá doble cuota clásica para alimentar la expectativa, con el Clásico Miss Terrible abriendo la tanda y el siempre atractivo Ricardo, Ezequiel y Ezequiel M. Fernández Guerrico (G2-1600 m, césped) aportando el paso más fuerte, el imperdible,

Si bien el forfait de Nanabush (Il Campione) sacó de la lista de participantes a uno de los nombres más fuertes, hay varias presencias que lo hacen interesante, principalmente la de Violeta M, una referencia desde hace ya varios meses en la división y que buscará el double-event, pues hace 12 meses se alzó con esta misma competencia.

La hija de John F Kennedy preparada por Carlos D. Etchechoury para el Stud Chelsea difícil que falle. Con 4 éxitos de grado ya en sus alforjas, atraviesa una serie de 3 derrotas seguidas, aunque siempre corriendo fenómeno. Perdió ante Hawaiian Love (Hurricane Cat) en el Carlos P. Rodríguez (G2), con el dato de que esa rival fue luego a la Copa de Plata (G1) y cayó en el disco ante Edict (Il Campione…); luego alcanzó un muy meritorio quinto lugar ante los machos en el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1); y abrió su 2024 escoltando a la mencionada Nanabush en el Miguel Angel y Tomás Juárez Celman (G2) de Palermo.

Imposible no ubicar a Violeta M al tope de las preferencias, por más que la presencia de la potranca East of Eden acerque no pocas preocupaciones. Por Il Campione, o ganó o fue segunda, salvo cuando quedó lejos en el mencionado Anchorena, en una participación un tanto osada dada su juventud.

Venía de ganar el Melgarejo, y luego del internacional de la milla tomó confianza en una condicional para repetir en el Clásico Omnium (L), siempre sobre 1400 metros. En sus 2 únicas salidas sobre la milla perdió, y es una deuda que ahora puede saldar tranquilamente, cargando incluso 3 1/2 kilos menos que la candidata, dada la escala de peso por edad.

Entre aquellas y las otras 5 participantes parece haber un abismo y, si la lógica dice presente -algo poco común en la hípica, hay que aceptarlo…-, serán ellas las que terminen definiendo.

Pero, carreras son carreras y siempre hay que correrlas, y en ese dicho y apostando a que se de un ritmo veloz, Rezongar (Safety Check) da el paso a las graduales desde los clásicos aportando una campaña super pareja y al cabo de la cual ya mostró en varias ocasiones que motor le sobra. Vencedora en el Handicap Ipe, fue luego segunda en el Saint Simon y por último cuarta en el Amsterdam, pero corriendo demasiado en el fuego, una fórmula que no le gusta para nada.

Como 2 años, Wildest (Hurricane Cat) empató el primer lugar del Clásico Eliseo Ramírez (G2) con Señora Colega (Señor Candy), pero luego todo se le hizo muy cuesta arriba. Sin embargo, en los últimos meses viene dando señales de recuperación y aquí va de nuevo en el terreno jerárquico, intentando recomponer por completo su imagen.

Diego Peña y el equipo de Gran Muñeca se ilusionan con que Full Macarena (Full Mast) de un pasito adelante en cuanto a rendimiento, después de un más que aceptable cuarto en el mencionado Juárez Celman, aunque llegando lejos de Violeta M.

Al igual que Wildest, Reina Casada (Long Island Sound) revista a las órdenes de Enrique Martín Ferro. Fresca segunda de la recuperada Rihallah (Cityscape), intentará sorprender, al igual que Hathaway (Vagabundo Inc), cuarta de Che Atorranta (Greenspring) en el Clásico Fallow y cuyo triunfo aquí sería realmente una sorpresa de las grandes…