El hijo de Suggestive Boy alcanzó una notable victoria en los 1800 metros del Clásico Macon (L); a la hora de las fotos, los socios del Stud Gran Ascochinga le pusieron color a los festejos

La historia de Vundu, el brillante héroe que tuvo este miércoles en el Hipódromo de San Isidro el Clásico Macon (L-1800 m, césped), comenzó hace 2 años, en el Haras Pozo de Luna, cuando el grupo de amigos del polo que hoy disfruta de su potencia por ahora sin techo, decidió formar una sociedad enamorados de ese zaino hijo del crack Suggestive Boy al que no se le había encontrado comprador en la subasta anual de la cabaña de José Cerrillo, unos días antes.

“Había pasado la venta y fuimos con unos amigos al haras. Lo vieron, les encantó y de inmediato empezó a formarse el grupo que hoy lo disfruta”, cuenta Fernando Fantini, manager de Pozo de Luna y que forma parte de esa barra numerosa y feliz que protagonizó una de las fotos más divertidas de los últimos tiempos.

Por primera vez en las dieciocho cuadras, Vundu (56 kg.) ganó como para pensar que lo mejor de su parte está por venir, liquidando con una facilidad llamativa a un grupo de rivales que incluía dos caballos de suma experiencia como Pay the Man (Treasure Beach, 59) y Vespaciano (Daniel Boone. 60), de los que recibió varios kilos de ventaja.

Con Francisco Leandro en sus riendas, el caballo preparado por Nicolás Martín Ferro vino siguiendo desde un par de cuerpos lo que Pay the Man hacía en la delantera, comenzó a ponerle presión al pisar la recta y desde los 350 metros empezar a dominar y distanciarse.

El disco encontró al ganador con 6 cuerpos de ventaja sobre Napa Valley (Il Campione, 52), que por otros 2 dejó tercero a Pay the Man. A 6 más, un apagado Vespaciano completó la cuatrifecta, muy lejos de su mejor forma. El tiempo de la carrera fue de 1m51s90/100 sobre cancha húmeda y brava.

Ahora con 4 triunfos en apenas 5 salidas, 2 de ellos clásicos, Vundu, de 3 años, es la mejor cría que produjo hasta el momento la recordada Venerancia (Lode), Campeón Velocista de 2011 tras ganar los grandes premios Suipacha (G1), Maipú (G1) y Félix de Alzaga Unzué (G1). La alazana produjo otros 2 ganadores, entre ellos el placé clásico Velay No Se (True Cause).