El ganador del último Preakness Stakes (G1) se reencontró con la victoria este viernes en el Maker’s Mark Mile (G1) de Keeneland

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- El paso que asumió el preparador Mark Kasse con War of Will de pasar a las competencias sobre césped empezó a pagar los dividendos buscados. El hijo de War Front volvió a sentir el sabor de la victoria tras más de un año este viernes en Keeneland, quedándose con la versión 2020 del Maker’s Mark Mile Stakes (G1-1600 m), el primer gran desafío del mitín de verano en el bellísimo hipódromo de esta ciudad.

No cruzaba adelante desde que se quedó con el último Preakness Stakes (G1) el zaino propiedad de Gary Barber, que mostró su ductilidad para “sacar la cabeza” en un final formidable y en el que superó por hocico, pescuezo y medio cuerpo a Parlor (Lonhro), Raging Bull (Dark Angel) y Without Parole (Frankel).

La decisión de Tyler Gaffalione en las riendas de War of Will fue fundamental para que consiguiera quebrar en la racha a Parlor, que había dominado al puntero High Crime (Violence) al pisar el derecho.

“Estamos todos muy contentos, sufrimiento grande de por medio. No sabíamos si había ganado. Para el caballo ser ganador de G1 en la arena y en el pasto es algo muy importante, sobre todo, pensando en su furturo futuro como padrillo. Veremos en el futuro sobre qué superficie nos afianzamos”, contó Casse, feliz.

Gaffalione, en tanto, debió contestar la pregunta más buscada: ¿Es mejor War of Will en la tierra o en la grama? El jockey salió del paso con calidad: “Puede correr bien en cualquiera de las dos. Tiene mucha calidad”.

El viernes de Keeneland incluyó además el Beaumont  Stakes (G3-1400 m, arena), para potrancas de 3 años, donde se impuso por 4 3/4 cuerpos Four Graces, una hija de Majesticperfection, padrillo que sirve en Uruguay.