A pesar de correr en menor distancia, la yegua de Coolmore venció a los machos en tiempor récord se y despidió de las pistas; ahora será servida por Justify

Por Diego H. Mitagstein

HALLANDALE BEACH, Miami (Especial para Turf Diario).- La clase lo puede todo en materia de caballos de carrera, y Warm Heart dio otra demostración de esa máxima inapelable de la hípica con una victoria histórica en la Pegasus World Cup Turf Invitational Stakes (G1-1800 m, césped, US$ 1.000.000 de bolsa).

Bajando bruscamente en la distancia, la hija de Galileo se convirtió en la primera yegua en ganar tan importante competencia, con el plus de haberlo hecho en un nuevo récord para la distancia de 1m44s45/100, dejando atrás la marca de 2007 que tenía en su poder el recordado English Channel (Smart Strike).

Ryan Moore demostró -como si todavía hiciera falta…- porqué fue elegido como el mejor jockey del mundo en 2023, apelando a la misma táctica que en noviembre le había permitido ganar el Breeders’ Cup Turf (G1) con Auguste Rodin (Deep Impact) en Santa Anita Park.

Ahora en Gulfstream Park, el jinete tuvo una gestión de esas a las que nos tiene acostumbrado con la zaina, pues la ubicó siempre cerca, nunca la dejó relajarse para no tener que acelerar desde muy atrás y, cuando llegó el momento de la definición, estuvo frío como un témpano.

En la parte final del codo buscó por dentro Moore, a las patas del puntero Main Event (Bernardini). El primer intento no funcionó, pero aguardó el ingreso en la recta final para apurar el paso, capitalizar ese huequito que siempre se hace ante la inercia al dejar la curva y cuando Javier Castellano se dio cuenta, Warm Heart ya se había ganado el lugar.

El resto fue correr fuerte y contener las atropelladas, que fueron un montón. Finalmente, I’m Very Busy (Cloud Computing) se quedó con la posición de escolta a medio cuerpo, con Catnip (Kitten’s Joy) rematando en tercero al pescuezo, con el reloj echando fuego.

Master Piece (Mastercraftsman), la carta sudamericana, nunca estuvo cómodo y jamás consiguió salir de la zaga, tanto como para terminar cerrando la marcha.

Para Warm Heart fue su tercer triunfo de G1, pero el primero que consigue haciendo yunta con Ryan, pues cuando se impuso en el Yorkshire Oaks (G1) y en el Prix Vermeille (G1) había sido James Doyle su jinete.

Atendida por Aidan O’Brien, Warm Heart le puso fin a una campaña estupenda con una victoria inolvidable, y ahora viajará al Ashford Stud de Kentucky para ser servida por Justify (Scat Daddy). Todavía no se fue, y ya se la extraña.