El ganador del Sunland Derby se accidentó durante su partida final el jueves y fue sacrificado; su baja le permitió a Skinner entrar en su lugar, casi a último momento, como sucedió con Rich Strike en 2022…

El camino hacia el Kentucky Derby (G1), inicio de la Triple Corona en los Estados Unidos, venía transcurriendo entre noticias sobre los ensayos de los participantes, la aventura de los potrillos japoneses que lo van a correr y la asignación de las montas. Pero este jueves la tragedia se entrometió en la emblemática carrera, con el accidente que sufrió el potrillo Wild On Ice y que terminó costándole la vida.

La hípica suele tener estas desagradables zancadillas del destino, transformando un aluvión de esperanzas e ilusiones en la tristeza más grande de todas, infinita. Y por ese momento para nada envidiable pasan hoy los allegados a Wild On Ice, que este jueves durante un trabajo en Churchill Downs sufrió una fractura en el garrón de su pata izquierda de la que no pudo recuperarse y obligó a los veterinarios a tener que tomar la extrema decisión de sacrificarlo.

Criado y propiedad del texano Frank Sumpter Sr., el zaino estaba realizando su último trabajo serio hacia el gran desafío, tras el cual estableció un tiempo de 1m1s2/5 para los 1000 metros, cuando fue sujetado por Ken Tohill, su jockey de siempre. El potrillo fue evaluado en el Churchill Downs Equine Medican Center y fue transportado al Rood & Riddle Equine Hospital de Lexington, en un viaje que también hicieron Tohill y Joel Marr, su entrenador. Para Tohill iba a ser su primera actuación en el Kentucky Derby (G1), con 60 años…

“Lloré con (el entrenador) Joel (Marr) esta mañana. Es una situación triste porque este caballo nos trajo mucha alegría”, dijo Sumpter. “Joel me dijo la semana pasada que no sabíamos todavía qué tan bueno era; simplemente siguió subiendo la escalera y había estado haciendo todo fácil. Es una pena que nunca lleguemos a ver lo que podría haber sido. Mi corazón está roto por Joel y su equipo, que prácticamente vivieron con este caballo. Estamos alegres de de tenerlo porque es un magnífico entrenador y Ken Tohill un gran jinete”. Sumpter agregó luego que su fe le da la fuerza para ver más allá de la tragedia con Wild On Ice.

“Es un día triste, pero en realidad es un día glorioso”, comentó a The Blood-Horse. “No quería que mi caballo sintiera dolor. Estuvo con los mejores veterinarios del país y dijeron que estaba muy mal. Sabía que un día no sería capaz de levantarse al sentir tanto dolor”. Sé cómo trabaja Dios, y ya somos muy bendecidos, yo y mi familia. Seguramente Dios tenga algo especial para nosotros y estará aquí en su tiempo”, sumó el propietario y criador, abrigado a su fe. “Claro que estamos desconsolados, pero si esto tenía que pasar, es mejor que suceda esta semana en lugar de a mediados de la próxima cuando ningún otro caballo pueda entrar a la carrera”, continuó. “Es como Rich Strike en 2022. Estoy feliz por (los dueños de Skinner)”.

Wild On Ice había sumado la mayor cantidad de los puntos que le permitieron ingresar de forma directa al Derby venciendo en el Sunland Park Derby (G3), de Sunland Park, y ahora su lugar será ocupado por Skinner (Curlin), que esta temporada fue tercero en el Santa Anita Derby (G1) y en el San Felipe Stakes (G2).

Rich Strike (Keen Ice), que se llevó la copa más preciada la última temporada, sólo ingresó al grupo de competidores la mañana en que se realizaron las confirmaciones , cuando Ethereal Road (Quality Road) quedó fuera y abrió el espacio por el que pudo ingresar el alazán que luego fue sorpresivo héroe. No son pocos los que ven en la tragedia de Wild On Ince una oportunidad para que Skinner repita lo de Rich Strike.