En el Clásico La Mission (G2) la yegua vuelve a medirse con Doña Gota y en el Vilmar Sanguinetti el potrillo con Super Agente

Reunión imperdible la que aguarda este sábado en el Hipódromo de San Isidro, con el cóctel perfecto como para aguardar una recaudación importante, aunque aún sin la posibilidad de tener público en sus tribunas, a esta altura, en una decisión de las autoridades realmente inexplicable y que juega con la pasión y el amor por la actividad de propietarios y aficionados, la pone en peligro, contra las cuertas. Va siendo hora de que los circos bonaerenses presionen al máximo y que los responsables de la Lotería, muchos de ellos en campaña, se pongan el overol y cumplan con el trabajo por el cual el Estado les paga. Los restaurantes explotan de gente, se puede ir al cine o a un shopping, pero no se puede estar al aire libre con un aforo aunque sea mínimo en la tribuna de un hipódromo. Inexplicable.

Pues bien, con el coloso del norte otra vez vacío, entre mucha condicional potente se correrán los clásicos La Mission (G2-2000 m, césped) y Vilmar Sanguinetti (1400 m, césped), el primero para yeguas desde los 4 años y el restante para potrillos nacidos desde el 1 de julio de 2018.

El La Mission, camino para las chicas fondistas hacia la ya cercana Copa de Plata (G1), ofrecerá como condimento la revancha entre Wild Ones (Cima de Triomphe) (foto) y Doña Gota (John F Kennedy), que a principios de junio llegaron 1-2 en ese orden en el Clásico Partícula (G2), separadas por apenas medio pescuezo. Las dos volvieron a correr tras aquella gestión, pues Wild Ones fue novena ante los machos en el Clásico Chacabuco (G2) y Doña Gota octava en el Gran Premio Estrellas Distaff (G1), sobre la arena.

Con su tradicional atropellada, Joy Velika (Fortify) vuelve a los 2000 metros después de dos labores algo por debajo de su mejor forma, y es una opción secundaria valedera, tanto como la agrandada Nifty (Equal Stripes), que guapeó para vencer a Joy Nima (Fortify) en el Clásico Sierra Balcarce del centro.

El Vilmar Sanguinetti, en tanto, vuelve a medir a Suiting (Full Mast) y Super Agente (Valid Stripes), con el primero venciendo a su rival por 3/4 de cuerpo cuando se enfrentaron en el Premio Seas Alabada, y el entrerriano desquitando a vuelta de hoja en un tiempazo. La experiencia gradual que guardan puede ser desequilibrante para contrarrestar a Acteon (Angiolo), que perdió por 3/4 de cuerpo y 3/4 de cuerpo ante Dzik (Portal del Alto) el Old Man (G3) en Palermo, para luego ser sexto en las 2000 Guineas (G1).

Titular del Clásico Islas Malvinas (L), sube desde el kilómetro León Americano (Zensational), buscando nuevos horizontes, y los platenses Facu B (Violence) y Retracto (Equal Talent) darán batalla contra el que se presente. Don Escorpión (War Command) peridó porque perdió en la última y quiere salir de perdedor en una carrera exigente, y el reloj del Bosque advierte que ese tal Jobetto (Safety Check) es mucho más de lo que sus tabuladas indican, aunque la distancia es una incógnita.

La fecha tendrá una buena dósis de incrementos, como para terminar de hacerla bien entretenida.