Willander está hecho un potrillo y lo demostró en la tarde de Palermo

288

El hijo de Sigfrid ganó al galope el Clásico Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (L)

El día que Willander no corra más, su gente sentirá que le falta algo. Lo extrañarán y lo recordarán, entre otras cosas, por triunfos como el que consiguió este domingo en el Clásico Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires – Copa Hat Show (L-1800 m, arena), la principal de las cuatro carreras que superaron el nivel común al cabo de la última fecha del exitoso programa “Un Día en las Carreras” de 2018.

Puro corazón y absoluta generosidad, el hijo de Sigfrid mostró una versión rejuvenecida, quizás la mejor desde aquellos tiempos en que de potrillo dio que hablar, entre otras razones, por haber ganador el Gran Premio Gran Criterium (G1) o quedado tercero en las Dos Mil Guineas (G1).

Lo había anticipado con su muy buena labor previa en el Gran Premio Palermo (G1), cruzando la meta cuarto pero no lejos de la máquina Equal Miller (Equal Stripes), y ratificó su excelente forma venciendo de forma inapelable ahora, por contunentes 5 cuerpos sobre el gradual Cat’s Away (Star Dabbler).

Lo tuvo todo la campaña de Willander, momentos de máximo esplendor, y algunas etapas de vuelo bajo, hasta lógicas al cabo de una campaña que, salvo por un par de breves pausas, lleva ya cuatro temporadas de actuación fuerte.

Esta vez, Gustavo Calvente lo mantuvo alejado de la lucha que adelante sostuvieron Tradizione Day (Harlan’s Holiday) y el brasileño Finneon (Roderic O’Connor), por dentro, sin perder un metro. Llegó la recta, los líderes se cansaron y Willander empezó a mejorar por mitad de cancha, dominando frente a la Tribuna Especial y separándose sin problemas.

Para el caballo criado por el Haras El Doguito fue el noveno triunfo sobre 33 presentaciones, al cabo de las que ya “invitó” varios asados con los 2.214.756 pesos que lleva recaudados en premios. En un nivel óptimo, parece, sus dueños “tardarán” un poco más en empezar a extrañarlo. Por suerte.