El jockey sufrió politraumatismos luego de que Pequeño Dreamer saliera de pista en la cuarta carrera

Incidente bien extraño el que tuvo como protagonista al jockey Wilson Moreyra en las riendas de Pequeño Dreamer (Parlero) en la cuarta carrera de ayer en el Hipódromo de San Isidro. El caballo se mostró sumamente indócil, salió de los partidores casi corcoveando, se empezó a abrir empecinadamente en el opuesto y terminó saliendo de la pista en el triángulo que se forma entre la diagonal y el codo de la cancha de arena, terminando con el jinete en el piso, aunque con consecuencias bastante leves teniendo en cuenta una situación tan incómoda.

Según el parte que el circo del Jockey Club “subió” a sus redes sociales, Moreyra resultó con politraumatismos sin pérdida de conocimiento y traumatismo en su rodilla izquierda. Trasladado al Sanatorio de la Trinidad para una mejor evaluación, mostró un estado general bueno.

La fecha volvió a tener un nivel de juego interesante por tratarse de entre semana, ratificando la tendencia de las últimas fechas. Fueron 15.468.137 los pesos que pasaron por ventanilla, la cifra que hasta no hace mucho se alcanzaba los sábados…

Hubo, también, pruebas para 2 años, como el Premio Anjiz Lake (1600 m, arena), donde se midieron machos perdedores. Respondiendo a sus dos placé previos y luchando al máximo en el tramo final, Emission Rye (Catcher In the Rye y Forty Emisaria, por Roar, Haras La Biznaga) (foto) abrió el doblete del preparador Enrique Martín Ferro y el triplete del jockey Eduardo Ortega Pavón batiendo por el pescuezo a Rambo (Heliostatic).

Más tarde, entre los veteranos ganadores múltiples que animaron el Premio Red Code (2000 m, arena), Incurable Pringles (Incurable Optimist y La Carito, por Acceptable, Alfredo I. Corral) logró cortar el vuelo del favorito Frío Island (Lizard Island) para superarlo por 1 cuerpo tras 2m3s67/100. Adrián Giannetti estuvo en las riendas del pupilo de Juan Carlos Borda y que festejó por octava vez en 51 salidas.