El jockey rodó en la última carrera con Capellini y permanece internado en la Clínica Bazterrica

La reunión del sábado en Palermo iba terminando sin mayores novedades, pero al promediar el codo de la última carrera los corazones de muchos se detuvieron abruptamente ante la rodada de Capellini (Violence), que se enterró de cabeza de la nada y provocando una caída impresionante de Wilson Moreyra, su jockey.

Traslado de inmediato a la Clínica Bazterrica, sólo a última hora del día trascendió el parte oficial sobre la salud del hombre que un rato antes había ganado el Clásico Irineo Leguisamo (L) con Enfermizo Paradiso (Fragotero), carrera en la que, casi en el mismo lugar, estuvo a punto de caer cuando el caballo trastabilló.

Según indicó el Argentino: “Producto de la caída el jockey sufrió politraumatismos, traumatismo cráneo encefálico sin pérdida de conocimiento, traumatismo en miembro superior izquierdo (a descartar lesión ósea), contusión en región lateral derecha y dorso lumbar.  Fue asistido por el servicio interno de ambulancias y derivado a la Clínica Bazterrica para evaluación y control. Permanecerá internado hasta obtener el resultado de imágenes para descartar lesiones y observar su evolución en las próximas horas.  Se encuentra bajo la supervisión de especialistas en ortopedia y traumatología y clínica médica”.