Como el penquero, el hijo de Grand Reward fue adquirido en entrenamiento por el Stud Santo Domingo

El entrenador Guillermo Baglietto, Altair Domingos y el Stud Santo Domingo ya tienen otro gran proyecto de velocista para disfrutar. Mientras siguen haciendo estragos con el emblemático Sharper (Johannesburg) tierra adentro, Win the Match (56 kg.) los deleita en los máximos, empezando a pagar dividendos tras haberlo adquirido en entrenamiento al Haras La Quebrada.

Difícil verlos con potrillos al profesional y los colores, pero sí acertar cuando ponen la mira en algún sprinter con pasta de “segunda mano”. Así se hicieron de Sharper en su momento -competía para La Providencia- y así les llegó el hijo de Grand Reward y Win the Stars (Luhuk).

No había sido buena su actuación en La Plata el día del Dardo Rocha, pero casi dos meses después se rehabilitó ampliamente de regreso a la arena de Palermo quedándose con el Handicao Liloy (1000 m), la prueba más importante de un viernes en el que se jugaron más de 13 millones de pesos, un número excelente por tratarse de un día de semana en enero.

Desde el salto dominó Win the Match, siempre manteniendo a raya cualquier intención de acercarse por parte del favorito Boyero Cat (Hurricane Cat, 57) y ya más sobre el final la carga del “mordedor” Willy Dubai (E Dubai, 58), que terminaría siendo su escolta desde 1 1/2 cuerpo. A idéntica diferencia Boyero Cat cerró la trifecta, 2 largos delante de J be Dark (J be K, 59), al tiempo que el topweight Equal Black (Equal Stripes, 59 1/2) quedaba anteúltimo, desconocido.

De 4 años, Win the Stars demoró 56s58/100 en cubrir la distancia, marca por demás positiva para una cancha brava, y ahora ya suma cinco primeros puestos al cabo de 11 presentaciones. Guillermo Baglietto y el Stud Santo Domingo tienen otro diamante por pulir. Difícil saber si vaya a poder repetir las andanzas de Sharper, pero da para ilusionarse.