La campeona chilena se subastó en 1.700.000 dólares y una hija del crack argentino en US$ 2.100.000

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Para el turf sudamericano, The November Sale en Fasig-Tipton resultó una venta fantástica. No sólo por los 5.000.000 de dólares en que se remató la campeona Blue Prize, quedándose con el precio máximo al final del cuento.

También fue muy buena la cifra que se pagó por la crack chilena Wow Cat (Lookin At Lucky), Separationofpowers (Candy Ride) también se lució y entre los destetes el tope fue para una potranca perteneciente a la primera generación de Gun Runner, Caballo del Año en el Norte y otro hijo de Candy Ride.

Los datos son contundentes y hablan de una revaloración del elévage de esta parte del mundo, un reconocimiento al poder corredor de sus representantes y a la genrosidad de su genética, competitiva al más alto nivel en cualquier punto del globo.

El martillo bajó en 1.700.000 dólares por Wow Cat, comprada por el White Birch Farm Inc. de Peter Brandt, socio de Vendaval en la propiedad de la crack. La zaina, séptima el sábado en el Breeders’ Cup Distaff (G1), podría seguir en las pistas según las declaraciones de Alan Quartucci, que actuó como agente: “Es un tema de debate. Tuvo una linda campaña esta temporada y ahora merece un descanso. De todas formas, no hay demasiado tiempo para tomar una decisión”.

Por Separationofpowers, doble ganadora de G1 en el norte, la oferta final fue de espectaculares 2.100.000 dólares, con el Summer Wind Farm de Jane Lyon como su nuevo dueño. Candy Ride no sólo se lució con aquella, pues al tope entre los weanglins estuvo una cría de su hijo Gun Runner y que se subastó en US$ 750.000 para Mike Ryan, como agente.

En total, fueron 18 los ejemplares que superaron el millón de dólares, con una muy activa participación de los criadores japoneses y que sumaron vientres como Photo Call (Galileo, US$ 2.700.000),  Vasilika (Skipshot, US$ 1.500.000) y Secret Spice (Discreet Cat, US$ 1.400.000).

En la comparación con The November Sale en su versión 2018, la recaudación bajó de 89.473.000 dólares a 68.011.000, aunque se ofrecieron 168 piezas contra las 193 que pasaron por el ring hace doce meses. El promedio decreció un 16,86 por ciento (de 639.000 a 531.336) y la media un 8,40 por ciento (de 327.500 a 300.000).

Hoy arrancará en Keeneland su tradicional venta mixta de noviembre, y será otra buena referencia a tener en cuenta.