El hijo de Holy Boss alcanzó este miércoles sobre la arena pesada el éxito más importante de su campaña en el Handicap Polemarch

Se decía en la previa del Handicap Polemarch (1200 m) que Wunder Boss (54 1/2 kg.) estaba listo pra aprovechar cualquier oportunidad que se le diera en carrera, tras sumar varios arrimes en el plano jerárquico, con la salvedad de que casi no había arrimado peligro casi nunca.

Pues bien, el hijo de Holy Boss encontró esa ocasión este miércoles cargando largo en la recta final para dar cuenta prácticamente en el último salto del cordobés Briarwood (Incurable Optimist, 56) y así quedarse con la prueba central del día en el Hipódromo de San Isidro.

Con Ramiro Barrueco en sus riendas, el caballo del Stud Estancia Santa María que prepara el ex jockey Ricardo Ioselli vino siempre bastante lejos mientras Skaparate (Falling Sky, 54 1/2) corría al frente con ventajas sobre Santos Davos (Sebi Halo, 57 1/2) y Libum (Interdetto, 53 1/2), aunque con un ritmo “regulado” de 24s17/100 y 47s46/100.

Ya en la recta, Skaparate resistió hasta los 150 metros, cuando Briarwood lo dominó avanzando abierto. Sin embargo, para esa altura ya había arrancado la larga atropellada de Wunder Boss, que logró el objetivo cuando parecía que el cordobés iba a resistir para batirlo por media cabeza y en 1m11s19/100 sobre cancha de arena pesada. A 2 1/2 cuerpos, Skaparate conservó la tercera posición.

Criado por el Haras La Leyenda, Wunder Boss tiene por madre a la estadounidense Wunderbar (Johannesburg), en la familia de Salt Champ (Salt Lake) y su hijo Champ Pegasus (Fusaichi Pegasus), y también de Moet Mix (Dynamix), todos ganadores de G1.

Para el héroe máximo de la tarde norteña, que atraviesa sus 5 años, fue el quinto triunfo sobre 18 presentaciones, con ganancias que ya superaron los 6 millones de pesos.