El hijo de Santillano viene embalado y se enfrenta con 5 adversarios en una de las dos pruebas centrales de la tarde norteña

Por fortuna el flojísimo panorama condicional que tendrá la jornada del miércoles en el Hipódromo de San Isidro, estará amenizado por una linda doble cuota jerárquica y que arrancará con el Handicap Kendal, para caballos desde los 4 años y sobre 1000 metros en la pista principal de césped.

El homenajeado de turno fue un hijo de Bend’ Or de gran campaña durante 1885 en Inglaterra y que fue una de las piezas fundamentales en la historia del Haras Ojo de Agua, que lo importó al país en 1901, prestando servicio hasta 1907.

Como gran candidato aparece el tordillo Yacaerán, con todas las ganas del mundo de continuar con su paso arrollador después de sumar 5 triunfos consecutivos entre los 800 y los 1200 metros, alternando grama y arena. El hijo de Santillano, que cargará el peso máximo de 61 kilos, se llevó el Clásico Asociación Argentina de Fomento Equino, el Clásico Veloces de la Recta Azuleña y, por último, el Handicap Phoenix, cuando superó por 1 1/2 cuerpo a Tan Brujo (Storm Embrujado, 57), al que ahora le dará la revancha.

Yacaerán volverá a tirar en yunta con el vencedor gradual Santos Davos (59 1/2), al que dejó segundo en Azul y cuarto en el mencionado Handicap Phoenix, aunque ahora la diferencia en los kilos puede darle una mano al hijo de Sebi Halo para descontar.

Volviendo a Tan Brujo, hace tiempo viene corriendo bien, luciéndose en las condicionales y arrimando en el plano jerárquico. La suelta interna no es la más sencilla, pero ya mostró el talento necesario como para lucirse en este nivel.

No es menos que los anteriores León Americano (Zensational, 56), que supo ganar los clásicos Islas Malvinas (L) y Necochea (L), y que acaba de finalizar quinto en el Phoenix, luego de un atendible tercero de Le Cornette (Emmanuel) en el Clásico Eduardo Jara.

Por afuera de todos largará Antes y Después (Angiolo, 54), la única yegua del grupo, que trabaja por recomponer su imagen, esa que hace un tiempo la llevó a ganar los clásicos Aníbal Etchart y Potri Pe. 

Finalmente aparece Catanazo (Hurricane Cat, 52 1/2), lejos en el Phoenix y con mucho por mejorar si pretende prenderse.