La tordilla ganó de punta a punta, por 8 cuerpos y en un tiempazo el Clásico Omnium (L)

Ese triunfo importante por el que siempre luchó Yumara Chica se cristalizó en el viernes del Hipódromo de San Isidro, con la tordilla luciéndose en el Clásico Omnium (L), sobre 1200 metros y en el césped. Venía de perder una de novela en el Clásico Frari de Palermo la yegua preparada por Juan Alonso, que ahora ratificó con mucha solvencia que está otra vez con todas las pilas.

Al galopito ganó la hija de Cityscape, que tomó la punta con decisión a poco de partir, aprovechó la pasividad de sus rivales y, una vez en la recta, nunca le puso esfuerzo máximo a la historia, cruzando la meta con 9 cuerpos de ventaja sobre Lady Otoñal (Exchange Rate), un nombre inesperado entre las de arriba; a 3/4 de cuerpo, media cabeza y 3/4 de cuerpo, Embozada Nistel (Van Nistelrooy), Safona (Aerosol) y Wild Candy (Sidney’s Candy) completaron un marcador rentado que no tuvo a la gran favorita Saragossa City (Seek Again), que cedió su invicto sin pena ni gloria y, quizás, con algún trastorno físico que le impidió darlo todo.

Con Luciano Cabrera en sus riendas y defendiendo los colores del Stud Abuelo Floro, de Azul, Yumara Chica le puso un moñito a su notable labor deteniendo el reloj al cabol de 1m20s26/100, un tiempazo. Son ahora 5 festejos en 17 presentaciones para la nieta de Alpino Fitz, que podría tener en 2021 su año, su gran año…