El hijo de Key Deputy regresa a su pista y distancia preferidas, buscando hacer pesar sus fuertes antecedentes

La muy entretenida jornada de este sábado en el Hipódromo de San Isidro tendrá en la velocidad otro de sus grandes atractivos. Interesante por donde se lo mire luce el Clásico Eduardo Jara (1000 m, césped), donde son varios los que intentan seguir ganando su espacio entre los sprinters.

Cuesta la elección de un candidato, aunque por el peso de sus tabuladas se prefiere a Yuto Bataraz Key (Key Deputy), que regresa a la distancia y superficie de sus mejores labores luego de quedar tercero sobre 1200 metros en el Clásico Intendente Melchor Posse (L). Titular de los clásicos  Velocidad (G3), Propietarios (L) y Cyllene (G2), supo ser segundo en el Gran Premio Suipacha (G1) y tercero en el Gran Premio Maipú (G1), datos suficientes como para justificar su preferencia.

Claro que no le será fácil atropellar ante adversarios como Santos Davos (Sebi Halo), vencedor en el Handicap Ringaro y en el Clásico Gentlemen y que acaba de secundar a Happy Cross (Knockout) en el Clásico General Viamonte (G3); o Líder Blues (Le Blues), que viene de una gran victoria condicional; o Renio Joy (Fortify), que más allá de sus dos bajones tiene en su arcón un triunfo en el Clásico Necochea (L) y un par de arrimes bien valiosos.

Empujado por dos éxitos condicionales consecutivos, Don Eulogio (Mestre) se anima en un plano mucho más bravo con la intención de arrimarse lo más que pueda, y queda repasar la presencia de Quil Hero (Andromeda’s Hero), que en la velocidad con codo siempre encontró su fuerte y ahora ensaya en una distancia siempre complicada, pero que puede abrirle un nuevo panorama.