La hija de Remote dio espectáculo en el Bosque ganando de punta a punta y por 12 cuerpos en ei inicio de la Triple Corona

LA PLATA.- Zenda Bohemia fue la mejor dos años en el Bosque, pero ahora, a los 3, parece que será todavía mucho mejor. La hija de Remote realizó una demostración impresionante para vencer de punta a punta y por “una cuadra” en el Clásico Polla de Potrancas (G2-1600 m, arena), la carrera que este jueves marcó el inicio de la Triple Corona sureña sobre cancha pesada.

Hay que ganar por 12 cuerpos y sin poner empeño total una prueba como esta. Hay que superar una reprise superior a los 7 meses y un salto desde los 1200 metros a la milla de la forma en que lo hizo la defensora de la caballeriza pampeana Don Lolo, dejando la impresión de que se trató de un “walk-over” y no de una carrera.

Curiosa la historia de Zenda Bohemia, que quiso volver al ruedo a principios de septiembre en el Gran Premio Estrellas Juvenile Fillies (G1) de Palermo, objetivo que no pudo cumplir por haber dado positivo en los análisis precompetitivos, al encontrarse algunos medicamentos no permitidos y que la hubieran condenado (como pasó con 5 de los participantes de la serie, finalmente, a un positivo en caso de terminar entre los cuatro primeros).

Antes ganadora de la clasificatoria y de la final del Clásico Precoces, del Clásico Amilcar A. Mercader (L) y del Clásico Derli A. Gómez (G3), la potranca nacida en el Haras Firmamento fue implacable e imparable. Con Pedro Diestra (h.) en sus riendas y bajo la preparación de Juan Diestra, salió adelante y llegó adelante.

Ni se inmutó ante la presión que le pusieron desde la partida y hasta promediar el codo La Bautismal (Aspire) y la perdedora Agua del Inca (Interaction). Siempre pegadita a los palos y con su jinete “en postura” empezó a liquidar la historia por los 700 metros, cuando abrió un par de cuerpos de diferencia que luego estiraría hasta los 12 a la hora de cruzar la meta.

Agua del Inca, que en sus dos labores previas no había podido ganar, se quedó con la posición de escolta, 3/4 y medio largo por delante de Fy Spree (Fortify) y La Bautismal, todo tras buenos 1m39s1/100, después de marcar parciales de 24s67/100, 48s61/100 y 1m13s27/100 para los 400, 800 y 1200 metros iniciales.

Zenda Bohemia tiene por madre a Bohemia Mía, una hija de Bernstein que se cansó de arrimar en clásicos, aunque sin poder ganar más allá de un handicap, y pertenece a la zaga interminable de caballos de los buenos surgidos a partir de una de las familias fundadoras de la cabaña de Juan Carlos Bagó como es la de Mucura (Hot Dust), la misma de Rockin Fitz (Fitzcarraldo), Kascura (Kasteel), Must Go On (Freud), Filoso Emperor (Emperor Jones), Adora Nistel (Van Nistelrooy), Music Van (Van Nistelrooy), Seattle Mat (Seattle Fitz), Mr. Mat (Numerous) y Marador Marshal (Parade Marshal), todos héroes de G1.

Zenda Bohemia ganó de forma espectacular el Clásico Polla de Potrancas en La Plata y ahora cualquier ilusión parece posible. Desde buscar la consagración absoluta entre las suyas en el Gran Premio Selección (G1) hasta soñar con medirse con los machos en el Clásico Jockey Club de la Provincia de Buenos Aires (G2) e ir por la Triple Corona.