Como ocurrió en 2019 con Chic Nistel, ahora es la hija de Remote la que lidera el ranking del primer semestre tras vencer fácilmente en el Clásico Mercader (L)

LA PLATA.- En 2019, desde Mar del Plata, Chic Nistel (Van Nistelrooy) hizo las delicias del público consagrándose como la mejor dos años de la temporada. Ahora, también con base en “la ciudad feliz”, Zenda Bohemia amenaza con repetir el camino de lujo trazado por aquella para dominar la división.

De regreso al Bosque tras ceder su invicto en el Clásico Carlos Casares (G3) de Palermo -fue cuarta-, la hija de Remote volvió al triunfo con muchísima facilidad, quedándose este domingo con el Clásico Amilcar A. Mercader (L-1000 m, arena), tradicional apertura del proceso selectivo local para las más jóvenes.

Casi que un trámite fue la historia para la zaina de la familia Diestra, entrenada por Juan D. y con Pedro (h.) en sus riendas. Largando abierta, tardó lo que un abrir y cerrar de ojos en asumir el liderazgo, se fue afirmando al frente con el correr de los metros y terminó rematando libre de molestias en el derecho hasta cruzar la meta con 6 contundentes cuerpos de ventaja sobre Victoriana Cap (Captivating Cat); a otros 4, Zensational Dream (Zensational) veía de lejos a Zenda Bohemia por cuarta vez en su campaña, aunque se agenciaba un valiosísimo black-type terminando tercera.

Favorita, Zenda Bohemia estableció una excelente marca de 58s70/100 para aumentar su efectividad al 75 por ciento, ya que se impuso en 3 de sus 4 salidas, siendo invicta en el sur.

Criada por el Haras Firmamento y defensora del Stud Don Lolo, la heroína del Mercader tiene por madre a la múltiple placé clásica Bohemia Fitz (Bernstein), en uno de los tantos desprendimientos de la familia insignia de la cabaña de Juan Carlos Bagó: la de Mucura (Hot Dust), esa que ofreció al cabo de más de 4 décadas campeones como Kascura (Kasteel), Curioso Slam (Grand Slam), Mr. Mat (Numerous) y Matador Marshal (Parade Marshal).

Zenda Bohemia es la clara líder para el incipiente proceso selectivo en La Plata y da la sensación de que costará bastante bajarla del pedestal, al menos, hasta llegar a las distancias intermedias, cuando deberá probar tener más cualidades que la velocidad y la precocidad.