El tordillo encabezó el 1-2 del padrillo Cityscape en la milla internacional batiendo por medio pescuezo a Hiper Happy

En una carrera donde sobraban figuras, Zillion Stars terminó dando un salto fantástico hacia los primeros planos de la media distancia ganando el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1), ratificando que en la milla de césped es casi inexpugnable. El caballo que falló en sus dos primeras actuaciones en la arena, y al que la vida le cambió por completo cuando llegó al verde, amplificó todo lo bueno que había mostrado hace unas semanas al llevarse el Clásico Embrujo (L) con calidad y corazón.

El tordillo no la tuvo fácil nunca e, incluso, cuando pisó la recta quedó en una posición bastante incómoda por dentro, zafando de algunos tropiezos que pudieron haberle costado caro. Puso corazón y garra para avanzar por junto a los palos y terminar superando por media cabeza a Hiper Happy, en un 1-2 tremendo del padrillo Cityscape (Selkirk). El escolta arreció de los 50 metros al disco, y quizás hubiera logrado el objetivo con un par de segundos más a disposición, pero el disco está donde está y allí pasó adelante Zillion Stars.

A medio largo quedó tercero Master Soy (Master of Hounds), otro que desplegó una dósis grande de valentía, ya que vino peleando adelante con Montecelso (Easing Along), alcanzó a dominar brevemente al promediar la recta, aunque luego, lógicamente, se le hizo cuesta arriba detener a los atropelladores.

Hubo también muchos en deuda en el Anchorena, que de los 4 titulares de G1 que tuvo en los partidores sólo Che Capanga (Manipulator) consiguió entrar en el marcador. Fue quinto el porteño, con Bouquet Key (Key Deputy) en séptimo, Don Empeño (Exchange Rate) llegando apenas décimo tercero y el veterano Hole In One (Heliostatic) finalizando décimo cuarto, todos desconocidos, aunque los tres primeros son definitivamente más en la tierra.

Preparado por Jorge Mayansky Neer en el centro, y con Wilson Moreyra siendo fundamental en sus riendas, Zillion Stars marcó espectaculares 1m32s62/100 y le dio una nueva victoria de máximo plano a la cría que maneja Alejandro García Romero en Sierra de los Padres, en este caso, bajo la firma Phalaris SRL.

Zillion Stars es la tercera cría ganadora de G1 que produce la fenomenal brasileña Etoile Blanc (Nedawi), que también con Cityscape dio a Zodiacal, el héroe último del Gran Premio Jockey Club (G1), y a Ohio (Elusive Quality), que corrió en nuestro país, pero se hizo famoso en los Estados Unidos al prevalecer en el Frank E. Kilroe Mile Stakes (G1) de Santa Anita Park.

La milla de césped tiene un dueño en Zillion Stars, aunque la lucha por el título de mejor millero de la temporada será abierta, ante la variedad de nombres que a lo largo de la misma se quedaron con los trofeos más preciados de la división.