A los 7 años, el hijo de Street Cry se dio el gusto de ganar su primer G1, batiendo a la yegua favorita

HALLANDALE, Miami (Especial para Turf Diario).- La habilidad de Tyler Gaffalione fue fundamental para que su caballo Zulu Alpha (Street Cry) se mostrara arrollador en el final de la Pegasus World Cup Turf Invitational Stakes (G1-2200 m, césped, US$ 1.000.000 de bolsa), colándose por dentro y sepultando las ilusiones de la cotizada Magic Wand (Galileo), que nuevamente cayó en esta misma competencia, como hace un año.

En efecto, la irlandesa llegaba a esta carrera en calidad de principal estrella, debido a su destacada campaña del 2019. Ryan Moore se encargó de llevarla a la delantera y marcó el paso de la misma, aunque teniendo el incesante acoso de Sacred Life (Siyouni), que la presionó constantemente.

Cuando Magic Wand se pudo sacudir de la marca y enrumbó hacia la meta en pleno codo final, entró a tierra derecha por una segunda línea, dejando la puerta libre para que Zulu Alpha, con el empeño de Gaffalione, descontara imparable y le volteara las cosas a solo 200 metros de la meta. Finalmente fueron dos cuerpos a favor del castrado hijo de Street Cry, que marcó 1min51s60, quedando a solo 20 centésimos del record de pista y embolsándose más de medio millón de dólares a sus arcas.

Entrenado por Michael Maker para los colores de Michael Hui, consiguió la décima victoria de su campaña (y la primera de G1) en 31 presentaciones, acumulando más de US$ 1,9 millones en premios.

Néstor Obregón Rossi